in

Una mujer con 14 hijos varones finalmente da a luz una niña

Maggie

Una pareja estadounidense finalmente tuvo a su primera niña luego de años de intentarlo. La familia ya está compuesta por 14 hijos varones y se mostró emocionada por la nueva integrante.

El jueves pasado, Kateri Schwandt, de 45 años, dio a luz a una hija llamada Maggie Jayne, según informó el portal Detroit Free Press. Se trata de la primera niña de la casa, ya que la menor tiene 14 hermanos. “Estamos muy contentos y más que emocionados de agregar a Maggie Jayne a nuestra familia”, afirmó el padre. “Este año ha sido memorable de muchas maneras, por muchas razones, pero Maggie es el mejor regalo que podamos imaginar”, añadió

Kateri y Jay Schwandt se conocieron cuando eran jóvenes y se casaron en 1993. Antes de graduarse de la universidad, ya tenían tres hijos. Kateri tiene una maestría en Trabajo Social y Jay, que es abogado y propietario de un negocio de agrimensura, tiene una licenciatura en Derecho.


Maggie es la menor de 14 hermanos hombres

La familia está compuesta por Tyler, Zach, Drew, Brandon, Tommy, Vinny, Calvan, Gabe, Wesley, Charlie, Luke, Tucker, Francisco, Finley y ahora, también por Maggie. Todos ellos son protagonistas de un programa de transmisión en vivo llamado 14 Outdoorsmen (14 hombres al aire libre) y aún no está confirmado que haya un cambio en el nombre del show.

Los hermanos de la niña también están encantados con la novedad. “Mis padres finalmente fueron bendecidos con la niña que nunca pensaron que iban a tener”, reveló el hijo mayor Tyler, de 28 años. Además, contó que todos los hermanos deberán modificar algunas actitudes para poder convivir con la niña, como “acordarse de bajar el asiento del inodoro”.

A su vez, señaló que no sabe cómo se acostumbrarán a que haya un hermana mujer. “Ni siquiera sé si mi mamá tiene ropa rosa o algo”, agregó.

Fuente: La Nación

¿QUÉ TE PARECIO ESTA NOTA?

317 points
Upvote Downvote
mexicano

El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios

Eutanasia

Eutanasia: no es un derecho a morir, sino a matar