in , , , , ,

Evitar la discriminación ante la pandemia de COVID-19 es una prioridad.

Evitar la discriminación
Evitar la discriminación

Evitar la discriminación ante la pandemia de COVID-19 es una prioridad.

Ninguna persona ni grupo de personas es más propenso a transmitir COVID-19 que otros. Las emergencias de salud pública, como esta pandemia, son momentos estresantes para las personas y las comunidades.

El temor y la ansiedad con respecto a una enfermedad pueden dar lugar al estigma social, es decir creencias y actitudes negativas hacia personas, lugares o cosas.

El estigma puede dar lugar a rotulaciones, estereotipaciones y otros comportamientos negativos hacia los demás.

Por ejemplo, cuando las personas asocian una determinada enfermedad (como COVID-19) con una población, comunidad o nacionalidad específica, se produce el estigma y la discriminación.

El estigma también puede ocurrir después de recuperarse de COVID-19 o después de ser dado de alta de un área de cuarentena o cuarentena domiciliaria. Durante la pandemia de COVID-19, ciertos grupos de personas pueden ser estigmatizados, como:

  • Ciertos grupos raciales y minoritarios, como estadounidenses de origen asiático, isleños del Pacífico y negros o afroamericanos;
  • Enfermos que se han recuperado o que han sido dadas de alta del hospital debido a la detección de COVID-19 y dieron positivo por COVID-19;
  • Personal de emergencia y profesionales de la salud;
  • Personas con enfermedades subyacentes que provocan tos;

El estigma nos duele a todos porque hace que las personas sientan más miedo y resentimiento hacia la gente común en lugar de centrarse en la enfermedad que causó el problema.

El estigma también puede facilitar que las personas oculten síntomas o enfermedades, eviten buscar ayuda médica de inmediato y eviten que las personas adopten comportamientos saludables. Esto significa que el estigma dificulta el control de la propagación de la epidemia.

Los grupos estigmatizados también son a menudo discriminados. Esta discriminación puede conducir a:

  • Rechazo o evasión por parte de otras personas;
  • Negación de atención médica, educación, vivienda o empleo;
  • Abuso verbal; o
  • Violencia física.

El estigma puede tener un impacto negativo en la salud física y mental del grupo estigmatizado y las comunidades en las que vive. Las personas estigmatizadas pueden sufrir aislamiento, depresión, ansiedad o humillación pública.

Eliminar el estigma es vital para hacer que todas las comunidades y miembros de la comunidad sean más seguros y saludables.

Todos podemos ayudar a evitar la discriminación si logramos detener el estigma asociado con COVID-19 al comprender la información y compartirla con otros miembros de la comunidad.

Te puede interesar: 10 consejos para evitar la discriminación

¿QUÉ TE PARECIO ESTA NOTA?

351 points
Upvote Downvote

Este sábado será beatificado Carlo Acutis, el “ciberapóstol de la Eucaristía”

Aquí puedes ver la Misa de las Rosas desde la Basílica de Guadalupe