in ,

¿Estamos listos para el regreso a las parroquias?

regreso a las parroquias
Un feligrés espera a que se le tome la temperatura para poder ingresar a la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Foto: Pablo Esparza.

Una vez que ocurra deberemos adaptarnos a nuevas normas sanitarias.

La Arquidiócesis Primada de México, como otras diócesis, también prepara el regreso a las actividades parroquiales, tanto las referentes al culto, a la catequesis y la vida pastoral en general.

Es preciso decir que aún no se ha establecido fecha concreta para iniciar el retorno a los templos y salones parroquiales, pero ya se cuenta con una guía que permitirá a sacerdotes y fieles estar mejor informados y bien dispuestos.

Conviene ir preparando la logística necesaria y la capacitación de equipos que colaborarán para vivir nuestras celebraciones con seguridad y ayudar a que se cumplan las medidas sanitarias oportunas, de modo que templos no se conviertan en focos de contagio.

¿Será pronto el regreso a los templos? Es la pregunta de muchos fieles que anhelan poder regresar a sus parroquias para celebrar y vivir los Sacramentos; pero revirtamos la pregunta y tomemos algunos puntos de reflexión y diálogo: ¿realmente estamos preparados para vivir un nuevo ritmo y orden?, ¿ya conocemos lo necesario para una nueva forma de reunirnos en comunidad?, ¿ya estamos bien dispuestos para seguir cuidando de nosotros mismos y de los ancianos o enfermos de nuestra comunidad?

Con su edición digital del 7 de junio, Desde la fe colabora en la preparación para el regreso responsable y gradual a las actividades eclesiales. ¿Cómo? Con una reflexión del Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de México, monseñor Luis Manuel Pérez Raygoza, que siempre tiene una palabra de aliento; además, la acompañan una serie de artículos de sacerdotes y laicos que reflexionan sobre los cimientos de nuestra fe en Jesucristo, las lecciones de la pandemia y la actitud de responsabilidad que debemos asumir por el cuidado de todos.

Mucho hemos aprendido de esta cuarentena y es necesario seguir dialogando y profundizando; aún hay mucho qué valorar a partir del distanciamiento social; los cambios que se han suscitado en la manera de dirigirnos a Dios; y lo verdaderamente importante de la vida necesita seguir siendo asimilado y madurado.

No olvidemos que la privación temporal de los Sacramentos ha provocado un florecimiento de la participación de fieles en los servicios religiosos digitales: ¡han sido una herramienta muy útil!  Pero, sobre todo, queremos despertar un buen espíritu -como el buen samaritano- que nos motive a salir el encuentro los más necesitados, pues también nosotros “necesitamos” tender la mano desde nuestra vulnerabilidad y fragilidad.

Hoy somos más conscientes de todo esto. Hoy tenemos oportunidad de seguir creciendo en la vivencia de nuestra fe.


Fuente: Desde La Fe

¿QUÉ TE PARECIO ESTA NOTA?

351 points
Upvote Downvote
Espíritu Santo

Oraciones para aprovechar los dones del Espíritu Santo en la cuarentena

Arquidiócesis de México

¿Cómo será el regreso gradual a las iglesias? Conoce este paso a paso