in

EEUU: Los obispos aclaran su posición sobre las vacunas COVID-19

vacunas COVID-19

Ante la mayor campaña de inmunización por la pandemia, la Iglesia estadounidense decidió aclarar su posición con respecto a las vacunas que tienen alguna relación con las líneas celulares procedentes de fetos abortados, recordando que desde el comienzo ha abogado por el desarrollo de una fórmula que no la tenga

Mientras los Estados Unidos se preparan para su mayor campaña de inmunización contra el COVID-19, los obispos estadounidenses han decidido aclarar aún más la posición de la Iglesia con respecto a las vacunas que tienen alguna relación con las líneas celulares procedentes de fetos abortados, recordando que desde el comienzo de la pandemia ha abogado por el desarrollo de una vacuna que no tenga ningún vínculo con el aborto.

En una declaración publicada el pasado 14 de diciembre, el obispo Kevin C. Rhoades, presidente del Comité de Doctrina de la Conferencia de episcopal de EEUU (USCCB), y el arzobispo Joseph F. Naumann, presidente del Comité de actividades pro-vida, reiteran que, dada la urgencia de la crisis:

“La falta de vacunas alternativas disponibles y el hecho de que la relación entre un aborto que ocurrió hace décadas y la recepción de una vacuna producida hoy en día es remota, la inoculación con las nuevas vacunas COVID-19 en estas circunstancias puede estar moralmente justificada”

Obligación moral positiva de hacer el bien

La declaración explica que esta posición se basa en las enseñanzas de larga data de la Iglesia sobre la santidad de la vida, citando la Encíclica Evangelium Vitae del Papa Juan Pablo II y otros documentos importantes de la Pontificia Academia para la Vida y de la Congregación para la Doctrina de la Fe que tratan del tema. Tanto esta Congregación Vaticana como la Academia Pontificia subrayan “la obligación moral positiva de hacer el bien y, al hacerlo, distanciarse lo más posible del acto inmoral de otra parte, como el aborto, para evitar la cooperación con las acciones malvadas de otra persona y evitar dar escándalo, lo que podría suceder si las propias acciones de uno fueran percibidas por otras personas para ignorar o minimizar el mal de la acción”.

Sin embargo, los dos obispos añaden: “La Santa Sede señala que hay diferentes grados de responsabilidad en la cooperación con las acciones malvadas de otros”. En cuanto a la responsabilidad moral de quienes son meramente receptores de vacunas no éticas, la Congregación Vaticana afirma:

“Un grave peligro para la salud podría justificar el uso de una vacuna desarrollada a partir de líneas celulares de origen ilícito, teniendo en cuenta que cada uno tiene el deber de dar a conocer su desacuerdo y de pedir que su sistema de salud ponga a disposición otros tipos de vacunas”

Proteger a los más vulnerables de la enfermedad

Según los obispos de los Estados Unidos, aunque las tres vacunas producidas por Pfizer, Moderna y AstraZeneca que se encuentran disponibles actualmente en su país tienen alguna relación con líneas celulares de fetos abortados, su uso sería moralmente justificable teniendo en cuenta las circunstancias actuales. Estas son: la falta, en la actualidad, de una vacuna alternativa disponible “que no tiene absolutamente ninguna conexión con el aborto”, el grave riesgo para la salud pública y, lo más importante, la necesidad de proteger a los más vulnerables de la enfermedad.

La vacuna de AstraZeneca

En cuanto a la vacuna de AstraZeneca, los obispos estadounidenses señalan que está “más comprometida moralmente” que las otras dos y, por lo tanto, “debe evitarse” si hay alternativas disponibles. Sin embargo, si “uno no tiene realmente una opción de vacuna, al menos, no sin un largo retraso en la inmunización que puede tener graves consecuencias para la salud de uno y la salud de los demás”, afirman que “sería permisible” aceptarla.

Al mismo tiempo, en la declaración se advierte a los católicos contra la complacencia en el aborto: “Aunque inmunizarnos a nosotros mismos y a nuestras familias contra el COVID-19 con las nuevas vacunas es moralmente permisible y puede ser un acto de amor propio y de caridad hacia los demás, no debemos permitir que se oscurezca la naturaleza gravemente inmoral del aborto”. Por lo tanto, los obispos advierten que no se debe debilitar la determinación “de oponerse al mal del aborto en sí mismo y al subsiguiente uso de células fetales en la investigación”.

Fuente: Vatican News

¿QUÉ TE PARECIO ESTA NOTA?

351 points
Upvote Downvote
MÉXICO

LA VIRGEN DE GUADALUPE SIEMPRE HA ESTADO PRESENTE EN LOS MOMENTOS DIFÍCILES DE MÉXICO

virtual navideña

¿Cómo organizar una posada virtual navideña?