in

¿Cómo se prepara Benedicto XVI para su muerte?

Georg Gänswein

El Papa Emérito “se prepara para morir desde hace muchos años”. Son palabras de su secretario, mons. Georg Gänswein. Así que tratemos de encontrar algunos rastros de su “preparación” en los escritos públicos de las últimas décadas

Exactamente un mes antes de la conmemoración anual de todos los fieles difuntos, Benedicto XVI envió su carta de pésame por la muerte de su querido amigo, el padre Gerhard Bernhard Winkler, a la comunidad cisterciense de Wilhering (Austria).

Dirigiéndose al abad, el Papa Emérito escribió:

Querido padre abad,
La noticia de la muerte del padre Gerhard Winkler, que me transmitió, me conmovió profundamente. De todos mis colegas y amigos, él era el más cercano a mi corazón. Su alegría y su profunda fe siempre me han atraído. Ahora ha llegado al más allá, donde estoy seguro de que ya le esperan muchos amigos. Espero poder unirme a ellos pronto también. Mientras espero, estoy unido a él y a la comunidad monástica, en la medida de lo posible, en la oración.

Con fervientes votos y bendiciones,
el suyo en el señor

Benedicto XVI

Nuestra época incrédula y desesperada es tan refractaria al Evangelio, que le cuesta incluso descifrar un simple mensaje de condolencia como este. «Condolencia» significa literalmente que el corazón duele, y sufre por una separación de sentidos y afectos; no porque el ser querido haya «caído en la nada» y «ya no esté».

La clave de Gaënswein

El diario alemán Das Bild, en cambio, consideró sensato consultar al secretario privado de Benedicto XVI, mons. Georg Gänswein, para descifrar esas frases que, en una lectura mundana, parecían mostrar, si no una «voluntad de morir» por parte del Papa Emérito, al menos la pérdida de la alegría de vivir.

El secretario respondió:

El arte de morir forma parte de la vida cristiana. El Papa Emérito se ha dedicado a ello durante muchos años, pero está absolutamente lleno de alegría de vivir. Está estable en su debilidad física, lúcido y dotado de su humor típicamente bávaro. La carta le salió del corazón, pero no significa que Benedicto XVI no tenga ganas de vivir, al contrario.

En la sonrisa de un noventa que mira la muerte y la espera con paciencia y esperanza, brilla un rayo del risus paschalis del Resucitado; y es natural que el mundo no vea si no la superficie de esta paradoja: frente a la alegría inquebrantable de ese viejo, la euforia de las masas que huyen como la peste el pensamiento de la muerte (y mientras tanto viven para correr hacia ella) aparece por el asombro divertido que es.

«¿Podemos prepararnos para la muerte?»

La noticia de que mons. Gänswein da, estrictamente hablando, es solo sobre el estado actual de salud del Papa Emérito: está físicamente débil pero estable, lúcido y con sentido del humor.

El hecho de que se haya dedicado «durante años» al arte de morir no es ningún secreto, aunque solo sea porque lo había hablado abiertamente hace cinco años, cuando salió Últimas conversaciones, el libro-entrevista de Peter Seewald.

Allí el periodista alemán preguntó expresamente: «¿Podemos prepararnos para la muerte?». Y la respuesta fue:

De hecho, debemos prepararnos para ella. No en el sentido de que ahora uno comienza a realizar ciertos actos concretos, sino que internamente, mientras vive, tiene presente que tiene que someterse a un examen final ante Dios. De estar a punto de dejar este mundo y tener que encontrarse frente a él y frente a los santos, frente a los amigos y todos los que no son amigos. Digamos que uno acoge y acepta la finitud de esta vida y se prepara internamente para acercarse al rostro de Dios.

Benedikt XVI e Peter Seewald, Letzte Gespräche, München 2016, p. 271

«Y tú – respondió el reportero – ¿cómo lo haces?» Benedicto respondió:

Simplemente en mi meditación: siempre pienso en ello, en el hecho de que nos estamos moviendo hacia el final. Siempre intento prepararme y, sobre todo, estar presente. Lo importante, sin embargo, no es que me lo imagine todo, sino que vivo con la conciencia de que toda la vida se concentra en un encuentro.

Ibídem.

«Algunos pensamientos sencillos sobre la realidad de la muerte»

Unos meses más tarde, hace exactamente diez años, el Papa compartió «algunas reflexiones sencillas sobre la realidad de la muerte, que para nosotros los cristianos está iluminada por la Resurrección de Cristo». Entre otras cosas, dijo en esa ocasión:

¿Por qué experimentamos temor ante la muerte? ¿Por qué una gran parte de la humanidad nunca se ha resignado a creer que más allá de la muerte no existe simplemente la nada? Diría que las respuestas son múltiples: tenemos miedo ante la muerte porque tenemos miedo a la nada, a este partir hacia algo que no conocemos, que ignoramos. Y entonces hay en nosotros un sentido de rechazo pues no podemos aceptar que todo lo bello y grande realizado durante toda una vida se borre improvisamente, que caiga en el abismo de la nada. Sobre todo sentimos que el amor requiere y pide eternidad, y no se puede aceptar que la muerte lo destruya en un momento.

También sentimos temor ante la muerte porque, cuando nos encontramos hacia el final de la existencia, existe la percepción de que hay un juicio sobre nuestras acciones, sobre cómo hemos gestionado nuestra vida, especialmente sobre aquellos puntos de sombra que, con habilidad, frecuentemente sabemos remover o tratamos de remover de nuestra conciencia. Diría que precisamente la cuestión del juicio, a menudo, está implicada en el interés del hombre de todos los tiempos por los difuntos, en la atención hacia las personas que han sido importantes para él y que ya no están a su lado en el camino de la vida terrena. En cierto sentido, los gestos de afecto, de amor, que rodean al difunto, son un modo de protegerlo basados en la convicción de que esos gestos no quedan sin efecto sobre el juicio. Esto lo podemos percibir en la mayor parte de las culturas que caracterizan la historia del hombre.

Fuente: Aleteia

Facebook Comments Box

¿QUÉ TE PARECIO ESTA NOTA?

258 points
Upvote Downvote
santuarios Marianos

Tres santuarios Marianos en México que tienes que visitar

Jesucristo

Novena a Cristo Rey ¡Es hora de iniciarla!