in

Ante la pedofilia y pornografía infantil hay que entender y actuar

pedofilia

A menudo, no se trata de individuos aislados, sino de verdaderas organizaciones delictivas

La Asociación Meter cree que es fundamental intervenir directamente en el territorio con acciones concretas dirigidas a niños, adolescentes, padres y educadores que los acompañan en su proceso de crecimiento. Son numerosos los proyectos que se llevan a cabo en las escuelas en los que participan adultos y menores. Los temas abordados se refieren a la educación en la afectividad, el uso correcto de la red, el acoso y el ciberacoso, las relaciones interpersonales, así como la prevención y conciencia de todas las formas de maltrato infantil. La Asociación tiene como objetivo promover los derechos del niño aprobados por la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño de 20 de noviembre de 1989.

Intervenir en el territorio con acciones concretas

Internet no es un lugar neutral, el bien y el mal chocan. Las acciones de los abusadores de niños y sus falsos amantes son refinadas y complejas. Las organizaciones criminales son de mano larga.

La forma de actuar del pedófilo en la red es compleja y, de alguna manera, oscura. A menudo, no se trata de individuos aislados, sino de verdaderas organizaciones delictivas que, además de compartir y beneficiarse de la descarga de material de pornografía infantil, suelen ser también los productores de este último. El abuso sexual es filmado, fotografiado y compartido; incluso se hacen escenarios reales en los que se documenta la violencia. Ni los niños ni los torturadores, sin embargo, no son actores; no hay ficción en esta película de terror. Los niños son realmente maltratados, la violencia es absolutamente cierta y el daño sufrido es indeleble. A estos criminales hay que perseguir y golpear. Una vez producidos, los videos y las fotos se colocan en la red pública y en la deep web, ingresando a un próspero mercado de material ilícito.

Además de los negocios, el mero hecho de descargar, compartir y poseer material de pornografía infantil está sancionado por la ley. Meter señala que gran parte del material rastreado a través del monitoreo de la red se encuentra en portales o plataformas en línea gratuitos, accesibles para cualquier usuario. A menudo, los enlaces sujetos a informes, después de años, siguen activos y utilizables. A través de los chats web, los ciberpedófilos programan una cita para compartir enlaces o carpetas que contienen material de pornografía infantil. Utilizan servicios gratuitos de intercambio de archivos para cargar y compartir material de forma anónima través de canales sociales como Whatsapp y Telegram.

Responsabilidad y madurez

Vive la web con responsabilidad y madurez tanto en las salas de chat como en las redes sociales. Donde están los niños van los criminales.

Los riesgos de acoso y tentación de menores en las salas de chat son numerosos. La red telemática suele representar una herramienta útil para los pedófilos en la fase de contacto inicial con los menores. Les permite, sin exponerse, implementar formas «suaves» de acoso verbal o primeros acercamientos para favorecer un encuentro real con el menor. Los peligros que Internet reserva a los más pequeños, junto con las maravillosas oportunidades de crecimiento y descubrimiento del mundo que los rodea, requieren una atención especial por parte de los padres. Es necesario que estos últimos se mantengan cerca de sus hijos, los orienten en su viaje dentro de la red y aprendan a hablar su idioma, para comprender mejor sus intereses y su mundo. Se requiere formar y responsabilizar a los adultos y educar a los niños para una navegación segura.

Meter organiza encuentros de sensibilización y formación para adultos, ha elaborado directrices y materiales informativos (descargables en la web y nuestros canales sociales) sobre riesgos online para educadores (padres, profesores) y campañas de sensibilización para informar y educar a los más pequeños.

El abandono emocional de los niños, terreno fértil para los pedófilos

No es fácil trazar el perfil del pedófilo ya que se trata de una figura absolutamente común, insospechada y habitualmente muy cercana al niño. No se trata de situaciones que necesariamente se desarrollen en condiciones de degradación, sino en contextos de soledad emocional. El pedófilo, al elegir a su víctima, prefiere a los niños emocionalmente solos, abandonados y sin amigos, esos niños que pueden cambiar más fácilmente sus atenciones por gestos de afecto. Los niños víctimas de la pedofilia son «niños huérfanos con padres vivos». Niños con padres que se preocupan por el bienestar material, pero que subestiman el bienestar emocional del niño, que básicamente necesita ser abrazado o pasar tiempo juntos.

Cualquiera que quiera hacerle daño al niño utiliza la soledad presente en su vida para llenarla, para convertirse en su amigo, para convertirse en una figura de referencia, para darle el amor que le falta, para hacerle caer en una trampa emocional. La familia de la víctima no pertenece a clases sociales específicas y no posee requisitos únicos e inconfundibles. A menudo, se trata de familias formadas por padres que están demasiado centrados en su carrera y sus éxitos en lugar de en el bienestar de sus hijos y su familia. Estos pasan muy poco tiempo con sus hijos y tal vez no perciban sus verdaderas necesidades o no se dan cuenta de las solicitudes de ayuda que envían sus hijos para que cuestionen su rol parental.

Sin condenar a los padres: mejora el tiempo que pasas con tus hijos

Con lo dicho, no queremos condenar a esos padres que pasan muchas horas fuera de casa por motivos laborales, solo queremos decirles a los padres que mejoren la calidad del tiempo que pasan con sus hijos, jueguen con ellos, escuchen a lo que tienen que contar, a ponerse de rodillas y mirar el mundo con los «ojos de la infancia»

Fuente: Aleteia

¿QUÉ TE PARECIO ESTA NOTA?

352 points
Upvote Downvote
católicos

10 fallas que desmoronan un Matrimonio

Irak

El Papa Francisco visita Irak: ¿por qué será histórico este viaje?