¿Un obispo mexicano culpó al aborto y la comunidad gay por coronavirus? Esta es la verdad

242
coronavirus
Mons. Ramón Castro Castro. Crédito: Diócesis de Cuernavaca.

Distintos medios de comunicación y activistas mexicanos han acusado al Obispo de Cuernavaca (México), Mons. Ramón Castro Castro, de difundir un mensaje de odio por supuestamente decir que el coronavirus COVID-19 es un castigo divino por el avance de la agenda gay y del aborto en el país. ¿Qué hay de cierto en esto?

Una campaña de firmas que circula en Internet acusa a Mons. Castro Castro de difundir en su homilía del 22 de marzo de este año un “discurso de odio”, pues aseguran que dijo que “el COVID19 es una castigo de Dios por defender los derechos de la diversidad sexual y los derechos de las mujeres sobre su cuerpo”.

La revista mexicana Proceso tituló “Covid-19 es un castigo de dios por aborto, eutanasia y diversidad sexual: Obispo de Cuernavaca”, mientras que el portal La Silla Rota publicó: “Coronavirus es consecuencia de los abortos y la homosexualidad: Obispo”.

Para los colectivos que lanzaron la recolección de firmas contra Mons. Castro Castro, su mensaje es de “incitación a la discriminación, la hostilidad, la violencia, incluso crímenes por homo,lesbo,bi,transfobia”.

¿Pero qué dijo realmente el Obispo de Cuernavaca? En diálogo con ACI Prensa, Mons. Castro Castro precisó que “el Evangelio hablaba del ciego de nacimiento y lo apliqué a la humanidad, en cuanto que en muchas ocasiones podemos estar también nosotros ciegos y no darnos cuenta de que estamos ciegos”.

El Prelado indicó que invitó a reflexionar sobre “lo que está sucediendo en estos últimos momentos”, y si acaso “Dios no nos está hablando y es necesario tener conciencia de la lectura de los signos de los tiempos: qué es lo que Dios nos quiere decir, qué es lo que Dios nos quiere manifestar. Que lo está haciendo, indudablemente, porque Dios es parte de nuestra historia”.

“Aplicaba esa ceguera a que en ocasiones queremos ser como Dios, y queremos sustituir a Dios”, dijo.

El Obispo de Cuernavaca subrayó que “jamás hablé de castigo, jamás hablé de culpa, jamás hable de ningún grupo en particular, de ninguna comunidad en particular”.

“De hecho, soy pastor y todos son mis hijos”, indicó.

Mons. Castro Castro destacó que “lo bueno es que está grabado ese video. Ojalá que quien se interese o se sienta ofendido, véalo, óigalo, y verán que no hay nada, absolutamente, con lo cual yo haya intentado ofender”.

“Y menos hablaría del castigo de Dios, si yo sé que Dios es nuestro Padre que nos ama, que está con nosotros, que nos cuida a todos, y que es un Dios misericordioso”, señaló.

En su homilía del 22 de marzo, en el último día en que se celebraron Misas con presencia de fieles en la Diócesis de Cuernavaca, Mons. Castro Castro animó a “leer los signos de los tiempos”, pues “Dios nos está hablando”.

No podemos, no debemos estar ciegos y sordos ante lo que Dios nos está diciendo”, señaló el Prelado mexicano.

El Obispo de Cuernavaca dijo también que “creo sinceramente, y se los digo con todo el corazón, que esta crisis que estamos viviendo de esta pandemia del COVID-19 es un signo de los tiempos”.

“Allí nosotros debemos aprender, con vigilancia, y leyendo con fe, qué es lo que Dios me quiere decir”, señaló.

“Hoy yo los invito, estemos atentos, Dios está pasando, Dios nos está diciendo, Dios nos está hablando, por lo tanto hay que abrir el oído y hay que abrir los ojos”.

Un pequeñísimo, microscópico virus viene a decirle a la humanidad ‘hey, eres frágil, eres vulnerable. Ni tu dinero, ni tu poder, ni tu éxito te van a ayudar”, señaló.

Mons. Castro Castro lamentó en la Misa del 22 de marzo que “la humanidad ha querido jugar a ser Dios y a determinar quién vive”, y recordó que “en el año pasado, 2019, (hubo) 50 millones de abortos en el mundo”.

“Y el ser humano a gusto y proclamando su pseudo libertad”, dijo, y apuntó luego a “la corrupción, la violencia, los robos, y nos vamos acostumbrando a eso”, así como a “la eutanasia”.

Además, indicó que en estos tiempos se promueve “que se esperen los niños a ver qué género quieren ser. Que un niño decida que quiere ser niña o que una niña que quiere ser niño”.

“Seguramente Dios dice ‘oigan hijos, ¿a dónde van? Momentito, soy su Papá y los quiero y los amo y soy misericordioso, se están yendo a un abismo’. Y nos está gritando, y nos dice ‘cuidado hijos’”.

Fuente: ACI prensa

No hay comentarios