Todas las vidas son sagradas”: El mensaje de medio millón de personas que marcharon en Colombia

322
Colombia

En una veintena de capitales y por lo menos 30 ciudades intermedias y pequeñas poblaciones, las camisetas azules y las consignas próvida llenaron calles y plazas para pedirles al Gobierno Nacional, el Congreso de la República y la Corte Constitucional que promueva acciones para proteger la vida “desde el momento de la fecundación hasta la muerte natural”.

En esta ocasión, los organizadores de la marcha, la plataforma Unidos por la Vida

, escogió el lema “Elijo las 2 vidas”, con el cual recalcaron que el propósito de millones de colombianos es salvar la vida del bebé por nacer y de la madre. Adicionalmente, enviaron un fuerte mensaje a los aspirantes a las gobernaciones y asambleas departamentales y las alcaldías y concejos municipales que participarán en las elecciones del 27 de octubre: “el pueblo colombiano votará por los candidatos que defiendan la vida y generen políticas públicas en este sentido”.

Angélica Luna, integrante de Unidos por la Vida dijo que “se está haciendo política pública con la presión de un grupo específico que quiere aborto libre, obligando a que todos los colombianos lo paguemos a través de los aportes al sistema de salud y que se haga [el aborto] desde la fecundación hasta el minuto antes de que el bebé nazca”.

Unidos por la Vida también denunció que los lugares en los que se practican abortos en Colombia no están pidiéndoles a las mujeres que justifiquen la causal por la que invocan el aborto y que el Ministerio de Salud no está recopilando las cifras sobre el número de abortos practicados conforme a una disposición judicial que solo permite la interrupción voluntaria del embarazo en tres situaciones específicas.

Esos casos —controvertidos científica y éticamente por la Iglesia católica y los colectivos provida— son: por peligro para la salud física o mental de la mujer; cuando exista grave malformación del feto que haga inviable su vida extrauterina o por su discapacidad tenga una vida muy indigna y, por último, cuando haya violación, transferencia de óvulo fecundado o inseminación artificial no consentida.

Si bien la Corte Constitucional —el más importante tribunal de Colombia—despenalizó el aborto en tres situaciones, para Magaña esta práctica ya está despenalizada en su totalidad pues se aduce como causal la “salud materna” para que cualquier circunstancia emocional de la madre sea considera un riesgo para su bienestar. También cuestionó a este tribunal porque “se ha negado a poner un límite al aborto en etapas avanzadas de la gestación”.

Unidos por la Vida, una organización creada en 2006 y conformada por personas y organizaciones de la sociedad civil que están comprometidas con la defensa y promoción de la vida humana y la familia, señaló en su convocatoria que “es equivocado decir que, si no estamos a favor del aborto legal, estamos a favor del aborto clandestino, del que ni siquiera hay cifras oficiales en Colombia. Por esa razón precisa que “Legal o no legal, siempre habrá dos vidas afectadas: la del bebé que muere por el aborto y la de su madre”.

Proteger la vida

Jesús Magaña, director de Unidos por la Vida, recalcó que esta marcha realizada entre sábado y domingo en capitales como Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Manizales, Ibagué y Bucaramanga y pequeñas ciudades, entre ellas, Marinilla, Doradal, Charalá y Cereté, “fue una protesta pacífica por los trece años de vigencia de la sentencia de la Corte Constitucional que despenalizó el aborto y en la que en un ambiente muy alegre, sin ningún incidente, hubo una notable participación de jóvenes que defienden la vida y dicen no a la cultura de la muerte”.

En este sentido, Laura Giraldo, una de las manifestantes, dijo al llegar a la Plaza de Bolívar, en Bogotá: “Las mujeres nos merecemos algo mejor que el aborto porque el aborto nos dice que no podemos ser madres y estudiantes y que dar vida es un error. Y la verdad es que la vida siempre es una mejor opción”.

Durante las marchas —en las que se calcula que participaron 500.000 personas— se enfatizó en la protección de “la más indefensa” y en “dejar latir el corazón de los niños por nacer”, pero también hubo otras consignas y mensajes que llamaron la atención de los pocos medios de comunicación que cubrieron la jornada.

Varias pancartas y frases de los manifestantes hicieron eco del concepto de que “Todas las vidas son sagradas” y mencionaron el asesinato de por lo menos 470 líderes sociales entre 2016 y 2019. En otros carteles se pidió respeto por las vidas de soldados y policías, las víctimas de atracos callejeros, las mujeres abusadas sexualmente y los enfermos que pueden ser sometidos a la eutanasia.

Por su parte, la Conferencia Episcopal Colombiana respaldó la movilización y pidió por diferentes medios a los católicos que “defiendan la vida en todos sus momentos, en especial, en casos como el aborto, la eutanasia, los asesinatos, los suicidios, la violencia, la destrucción del medio ambiente, la drogadicción y la narcodegradación”.

Fuente: Aleteia

No hay comentarios