Red Familia: El Suicidio

0
372
El suicidio

¿Qué pasa por la mente de una persona que piensa, e incluso intenta, quitarse la vida?, ¿quiénes son los más vulnerables y cómo podemos ayudarlos? Empecemos con unas cifras.

A nivel mundial, más de 800,000 personas mueren por suicidio cada año. En México, según datos del INEGI, en 2013 se registraron 5,909 suicidios, que representan 1% del total de muertes registradas, colocándose como la décima cuarta causa de muerte. Para 2014 y 2016, se contabilizaron 6,377 casos, siendo las entidades con más altas tasas Chihuahua, Yucatán, Aguascalientes, Campeche y Colima.

Los datos arrojan que la tendencia de suicidios en el país muestra que son los hombres quienes en mayor medida atentan en contra de sus vidas, pues de los 41,321 casos registrados entre el 2010 y el 2016, una cifra de 33,409 correspondió a hombres (80.8% del total), mientras que 7,899 casos correspondieron a mujeres (19.5% del total).

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el suicidio se define como un acto deliberadamente iniciado y realizado por una persona en pleno conocimiento del desenlace fatal, es decir realiza el acto con toda la intención de quitarse la vida.

Desafortunadamente, la cultura actual muestra poco aprecio por la vida humana en sus diferentes fases y circunstancias. Es más común defender la vida de las especies animales en peligro de extinción, que la de los niños por nacer, los enfermos terminales o los ancianos. La escasa valoración de la propia vida, es una consecuencia de la frivolidad con que se considera la vida de los demás seres humanos.

Las personas que tienen ideas suicidas mandan mensajes para dar a conocer a su familia o amigos cercanos sus intenciones. Estos mensajes pueden ser conscientes o inconscientes; explícitos o semi ocultos, por lo que es muy importante que la familia no subestime estas alertas, ya que en muchas ocasiones pueden interpretarse como intento de chantaje o problemas de conducta; sin embargo deben tomarse muy en serio y dar la pauta para que la persona reciba ayuda psicológica o psiquiátrica y así evitar que pueda atentar contra su vida.

El pensamiento suicida muchas veces está relacionado con el deseo de la persona de encontrar una solución a un problema que no puede enfrentar o de aliviar algún malestar emocional.

Algunos de los factores que pueden desarrollar ideas suicidas son, entre otros: tener algún tipo de enfermedad incurable o terminal, sufrir dolor muy intenso sin posibilidad de aliviarlo, sufrir baja autoestima o alguna decepción primordialmente en el ámbito afectivo. Otros factores tienen que ver con que la persona no cuente con las herramientas emocionales que le permitan sobreponerse a la pérdida de un ser querido, el trabajo o un bien material, separaciones dolorosas, o no poder sortear los obstáculos de la vida cotidiana.

Es muy importante que los padres de familia estemos muy atentos para detectar cualquier foco rojo que pueda aparecer en el comportamiento de nuestros hijos.

Algunas alertas pueden ser:

  • Cambios repentinos de humor
  • Aislamiento
  • Desinterés por actividades que antes les gustaban
  • Desprendimiento de sus objetos más preciados.
  • Trastornos de sueño o alimentación.

En Red Familia te recomendamos que para prevenir ideas suicidas en los niños y adolescentes

  • Te acerques a tus hijos y no minimices sus problemas.
  • Bríndales apoyo emocional durante sus crisis afectivas.
  • Toma en serio cualquier intento de lastimarse.

Ten presente que conectarse, escuchar, comprender, expresar preocupación y buscar ayuda es el mejor método para prevenir el suicidio. No es necesario decir mucho, solo busca estar a su lado y acompañarlo, porque con el acompañamiento y la prevención, en la familia está la solución.

www.redfamilia.org

01800-326-4542

contacto@redfamilia.org

Redes sociales:

Facebook: Red Familia

Twitter: @redfamiliamexico

 

No hay comentarios

Dejar respuesta