Peligros y posibilidades en el mundo de hoy

0
554

Pongamos bajo la luz preguntas de nuestros días: ¿Vida? o ¿Menoscabo del valor de la vida?

Esta última pregunta comienza con la ‘desvalorización’ de la vida humana, para suprimirla hay que desvalorizarla, quitar de las mentes que toda vida es valiosa. Y ¿por dónde se empieza? Creando ideas al vapor; por ejemplo: “¡Hay que disminuir los embarazos adolescentes!” Y surgen programas políticos que difunden ideas en donde no se hable de familia, sino del estorbo que signifique dar vida a un ser humano inerme cuando es pequeño, y que a su vez necesita parte de la vida de quienes lo gestaron, principalmente de su madre.

Pongamos bajo la luz preguntas de nuestros días: ¿Vida? o ¿Menoscabo del valor de la vida?

Esta última pregunta comienza con la ‘desvalorización’ de la vida humana, para suprimirla hay que desvalorizarla, quitar de las mentes que toda vida es valiosa. Y ¿por dónde se empieza? Creando ideas al vapor; por ejemplo: “¡Hay que disminuir los embarazos adolescentes!” Y surgen programas políticos que difunden ideas en donde no se hable de familia, sino del estorbo que signifique dar vida a un ser humano inerme cuando es pequeño, y que a su vez necesita parte de la vida de quienes lo gestaron, principalmente de su madre.

¿Por qué no hacer responsable a un(a) joven, ayudándolos a escoger el mejor camino de abstenerse de relaciones sexuales tan sólo unos años más, hasta tener la capacidad y madurez para saber a qué se enfrentan cuando juegan con su sexualidad? ¿Es la sexualidad un juego, una diversión, o algo temporal que finalmente pueda tener irresponsables salidas? ¿Existe (o no) la opción matrimonial?

Ante las nuevas tendencias de ‘igualdad’ entre varón y mujer, ambos iguales salen de casa y van a trabajar, los niños no importan, o se suprimen, o están en una guardería en donde -se dice- “no les pasa nada”; nadie les enseña responsabilidad y en el lenguaje que aprenden tampoco hay palabras tales como: esfuerzo, disciplina, virtudes, responsabilidad, valor, moral. ¿Quién formará su inteligencia, su voluntad y su carácter, indispensables para mejor vida futura? – No hay quién diga a los niños: “Esto no se hace, no es lo correcto, esfuérzate, estudia, compórtate así, siéntate correctamente…”, no está presente el padre o madre que responsablemente les conteste la pregunta que repetidamente hacen los niños: “¿por qué…?”

Claramente los padres no están, hay abandono ‘de facto’ o ‘de hecho’; no dedican el tiempo que deben dedicar a sus hijos. Durante la semana no hay tiempo para comer o cenar juntos papá, mamá e hijos; los desayunos son rápidos –porque se hace tarde, por el tráfico… hay que salir, ya–. Y durante el fin de semana, ¡hay tanto cansancio!, que mejor vemos TV, o espectáculos distintos para cada uno, o cada quien que se entretenga con sus mensajes por celular, o…

Y finalmente lo que ocurre muchas veces es el aburrimiento de la rutina, adultos que no encuentran el valor de la vida familiar, buscan otras distracciones quizá al salir de la oficina, y todo acaba en rompimiento y separación, pero teniendo en mente el ‘éxito profesional o personal’.

Hablemos ahora un poco de estudios serios hechos por una psiquiatra de adolescentes norteamericana, la Dra. Miriam Grossman, quien se ha tomado el tiempo y esfuerzo necesarios para conocer a muchos jóvenes, y en esta ocasión para prevenir acerca de una película que pronto saldrá en cines, tanto en Estados Unidos como en México y otros países, una producción hollywoodesca que tiene como objetivo recaudar muchos miles y hasta millones de dólares para la industria norteamericana del cine ensuciando las mentes de adolescentes y jóvenes sin criterio y fáciles de manipular, todos aquellos que quizá crecieron sin el apoyo y orientación de su padre y de su madre: “Fifty Shades of Grey” (“Cincuenta Sombras de Grey”).

La Dra. Grossman comienza por la preocupación que le causa cuando muchos adolescentes le platican en consulta sus inquietudes: “Yo fui drogada y violada”, o “me acosté con el novio de mi mejor amiga”, o “mi amiga abortó”, o “quisiera morirme”, o “estoy embarazada y no tengo a quién acudir”, o “me voy a vivir con mi novio”.    El problema común: el romance en la adolescencia. Pero, ¿adónde están sus padres para apoyarlos? Y un pequeño asunto más: Los adolescentes son prácticamente bombardeados con mensajes muy peligrosos acerca del romance y las relaciones sexuales mediante películas tales como la mencionada.

Esta película enseñará a las chicas que el dolor y la humillación forman parte del erotismo; y a los chicos, que ellas desean alguien que las controle, manipule, insulte y amenace. La película contiene escenas de abuso y maltrato emocional y físico como parte del acto sexual para ambos participantes.

Y ya que la industria cinematográfica cuenta con tanto dinero, previo al estreno habrá multitud de anuncios, presentaciones, videos-tráiler que en dado caso, si los padres están preparados, puede dar oportunidad para hablar con sus hijos sobre cuestiones íntimas y cómo prevenirlos de ser manipulados, cómo evitar que vean lo que hace daño, cómo reconocer y diferenciar lo correcto de lo incorrecto, lo sano de lo dañino, la certeza y el riesgo, las relaciones equivocadas y las auténticas, y sobre todo el valor de la vida, la familia y los valores familiares.

La película que saldrá con motivo del Día de San Valentín es tan subversiva para las mentes jóvenes, que será importante en extremo para los padres tener una buena y franca conversación con sus hijos para prevenirlos de ésta y otras películas similares que rayan en abuso y humillación a las chicas, convenciéndolas que todo eso está bien. Las chicas deben saber que ninguna humillación o maltrato o abuso está bien, que dar su consentimiento a esas actitudes por parte de un varón es una decisión en contra de ellas mismas, no es emocionalmente sano. Una mujer psicológicamente sana evita el dolor voluntario, busca una relación segura, comprensiva, confiable, respetuosa y una relación matrimonial a largo plazo.

La decisión de un(a) joven al consentimiento voluntario de alguna forma de maltrato, es autodestructiva. El poder de películas como ésta consiste en causar dudas en los adolescentes; su meta es hacerles creer que todo se permite en el romance: acoso, abuso emocional, violencia; confundir lo sano con lo enfermizo.

Los padres de familia tienen la gran responsabilidad y el deber de que sus hijos sepan que la familia es escuela de virtudes humanas. Un país será lo que son sus familias, a éstas son a las que debían enfocarse los programas políticos gubernamentales, para apoyo y fortalecimiento, y no a la disminución y supresión de nuevas vidas que traen renovación poblacional al país.

La familia está amenazada, se desvirtúa el amor humano entre varón y mujer y se traduce en simple convivencia de parejas, y cuando se termina lo novedoso y se vuelve rutina, se pasa a otra relación o a otro tipo de relaciones que destruye el modelo de familia sana.

La tierra buena proviene de los hogares. El objetivo no es disminuir, ni suprimir, ni evitar la vida humana; por el contrario, es educar, formar, construir familias sanas, fuertes y unidas.

Si queremos cambiar el mundo para bien, pensemos en la importancia de la FAMILIA.

Siglo XXI

@yoinfluyo

 

No hay comentarios