Oponerse al aborto no es cuestión de religión, es cuestión de razón.

923
Oponerse al aborto

Basarse en la enseñanza sobre la santidad de la vida puede ser contraproducente al debatir sobre casos pro-vida con personas no creyentes.

Se ha escrito demasiado durante esta última semana debido a una entrevista con Jacob Rees-Mogg en Good Morning Britain, en la que defendió su posición sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo y el aborto.

La cobertura y la posterior reacción de los medios de comunicación ciertamente han expuesto las cuestiones pro-vida y han habilitado un escenario que facilita el debate.

Por ello, deberíamos estar sumamente agradecidos. Sin embargo, una preocupación que tengo es que la entrevista y toda la cobertura han implicado que la oposición al aborto es sólo una cuestión de fe.

Al parecer hay quienes desean representar las opiniones pro-vida como puramente religiosas porque tales opiniones se vuelven mucho más fáciles de ignorar y desechar. Es algo que debemos tener muy en cuenta al debatir en público o compartir nuestras opiniones con los demás.

Apelar a la enseñanza de la Iglesia sobre la santidad de la vida puede ser realmente contraproducente cuando se trata de hablar sobre un caso pro-vida a alguien que no cree en Dios.

En tales situaciones, debemos debilitar inadvertidamente nuestros argumentos pro-vida al dar discusiones basadas en un marco religioso. Esto es algo de lo que Phyllis Bowman, la gran pionera a favor de la vida, estuvo consciente durante sus muchos años de campaña incansable dentro del movimiento contra el aborto en Gran Bretaña.

Su amor por el niño no nacido y por sus creencias católicas era bastante fuerte, y ella era una persona con mucha fe. Pero, a pesar de esto, ella era muy consciente de la importancia de un enfoque basado en la evidencia secular a la campaña pro-vida.

Inhumanidad del aborto.

La verdad es que no tienes que ser religioso para ver la humanidad en un niño que está por nacer y la mayoría de los argumentos contra el aborto no requieren una creencia en la existencia de Dios. Los enfoques, iniciados por personas como Phyllis Bowman, tenían como objetivo asegurar que el mensaje pro-vida no estuviera ligado a un punto de vista religioso particular.

Esto ayudó a crear un amplio y diverso grupo de apoyo de personas de todas las creencias y ninguna, y esto continúa reflejándose en la membresía y el apoyo de grupos pro-vida y organizaciones benéficas hoy en día.

Una posición secular pro-vida descansa principalmente, aunque no exclusivamente, en las siguientes convicciones:

  • Los seres humanos tienen derechos humanos.
  • Un feto es un ser humano.
  • No hay una distinción objetiva entre ser humano y persona.
  • La integridad corporal no es suficiente para justificar el aborto.

La valiosa vida y sus derechos.

Estos puntos pueden ser sostenidos con convicción por aquellos de gran fe y por los humanistas más seculares. En términos de Derechos Humanos, casi todas las personas estarían de acuerdo en que las vidas de los seres humanos son valiosas y tienen derechos que expresan ese valor y dignidad.

La evidencia científica para la vida que comienza en la concepción es abrumadora y solamente los partidarios más pro-opción extremos articularían de otra manera.

Negar que la vida comienza en la concepción es tan absurdo como negarse a aceptar la teoría de la selección natural. Crear la distinción entre ser humano y persona es igualmente desconcertante y plantea más preguntas y problemas que respuestas y soluciones.

En términos de integridad corporal, la mayoría de las personas estadísticamente no tienen abortos para preservar la autonomía personal. La investigación ha demostrado de manera abrumadora y consistente que la mayoría de los abortos toman lugar por razones socioeconómicas.

Importancia del mensaje pro-vida.

Hay tantas pruebas sólidas que podemos sacar a la luz. Como católicos, podemos (con razón) ser impulsados ​​por nuestra comprensión de la santidad de la vida y el valor intrínseco de todos los seres humanos, formados a imagen de Dios.

Sin embargo, es importante compartir el mensaje de que una posición pro-vida es algo que muchas personas poseen de todo tipo de antecedentes sociales, religiosos, étnicos y culturales.

Mientras permitimos que las campañas pro-vida sean retratadas en los medios de comunicación y la sociedad como una preocupación católica o religiosa, limitamos todo el bien que pretendemos lograr y, en última instancia, perderemos la vida de muchos de los no nacidos por los cuales luchamos

Fuente: Píldoras De Fe

No hay comentarios