Médico provida gana juicio luego de ser despedida por motivos de conciencia

0
49

MADRID.- El departamento de salud de Sauherad despidió a la galeno por negarse a insertar dispositivos intrauterinos a sus pacientes por motivos de conciencia. Las leyes noruegas prohíben la objeción a los médicos de cabecera.

Tras haber presentado apelación, el pasado día 24 la Corte de Justicia dictaminó que su despido fue una violación de los derechos humanos. Jachimowicz denunció que habían violado sus derechos y que el sistema de salud público la había despedido improcedentemente.

La corte de Apelación de Skien le ha dado la razón y ha revertido la sentencia previa de la corte de Notodden. El municipio de Sauherad ha sido condenado a pagar 600.000 coronas, unos 61.000 euros al cambio, por las costas del juicio.

El caso de Jachimowicz es histórico en Noruega ya que por primera vez alguien obtiene una victoria legal por la libertad de conciencia.

“Dios ha ganado“, ha confesado Katarzyna Jachimowicz, parafraseando así una frase que dijo el rey polaco John Sobieski III tras la victoria en la Batalla de Viena en 1683 ante el Imperio otomano: “Veni, vidi, Deus vicit!”.

La doctora Jachimowicz había llegado en 2010 a Noruega ante la necesidad de médicos en el país, y gracias a su conocimiento de polaco, ruso y noruego, tuvo una rápida integración.

Por sus creencias religiosas a los pacientes no les hablaba del aborto o del DIU como una posibilidad, lo que no causó ningún problema en el centro durante sus cuatro años.

El caso de Jachimowicz es histórico en Noruega ya que por primera vez alguien obtiene una victoria legal por la libertad de conciencia

Eso no fue problema para quien le contrató y la doctora Jachimowicz, que además siempre quiso dejar esos asuntos claros con el centro para evitar problemas, ya que era consciente de que en Noruega la labor de los médicos de cabecera también incluye algunas prácticas ginecológicas.

Sin embargo, la situación cambió en 2015 cuando el Gobierno noruego eliminó la objeción de conciencia para los médicos de cabecera, por lo que era ilegal que los médicos rechazaran aplicar cualquier forma de control de natalidad.

Antes de ser despedida, la directora del departamento de Salud del municipio de Sauherad presionó para que la doctora renunciara a sus principios, pero ella no lo hizo y por lo tanto fue despedida. Aunque en febrero de 2017 perdió la primera instancia, con esta sentencia en Apelación, la doctora recupera su trabajo y consigue una sentencia histórica.

Publicado originalmente en ACTUALL.

No hay comentarios

Dejar respuesta