FNF: MANIFIESTO POR LA VIDA Y LA FAMILIA

0
79

Sólo respetando la vida y la familia México tendrá futuro

FRENTE NACIONAL POR LA FAMILIA

Declaración  ante el embate de las iniciativas que atentan contra la vida, la familia y las libertades fundamentales

México es un país que, en sus colores, en sus tradiciones, en su música, en sus esfuerzos cotidianos y en sus anhelos más profundos, festeja la vida, la familia y la libertad.

Sin embargo, en los últimos años nuestra Nación ha sufrido una ola de violencia, de muerte y de injusticia, que ha sembrado dolor y desesperanza en nuestro pueblo.

Por ello, nuestro país necesita abrir una nueva época de paz, de justicia, de reconciliación, sustentada, como afirma el Presidente de la República, en el amor a la familia, al prójimo, a la naturaleza, a la patria y a la humanidad.

El inicio de la llamada Cuarta Transformación ha traído en millones de mexicanos una renovada esperanza que tiene entre sus principales promesas, un gobierno cercano a la gente que: defiende a los más débiles; hace prevalecer el imperio de la justicia; protege el interés nacional; respeta la libertad de las personas, y se ayuda de sus familias y sus valores para emprender una profunda transformación moral, a partir de la cual es posible que emerja una sociedad más justa y solidaria.

Por ello se presentan como absurdas y contradictorias a estos postulados las iniciativas de ley de algunos legisladores de Morena y otros partidos, destacando la que presentó el diputado Porfirio Muñoz Ledo, por abarcar más elementos negativos.

La iniciativa de Muñoz Ledo, es una iniciativa dañina en sus formas y en su fondo, porque a través de un lenguaje confuso pretende legislar a espaldas de la voluntad del pueblo, utilizando términos como “autonomía reproductiva”, que permite y fomenta el aborto, a través, de elegir con autonomía quien debe vivir y quien no, eso nos parece un término discriminatorio,  de esconder su deseo de legalizar el aborto o “libre desarrollo de la personalidad” para negarle a los niños el derecho a tener papá y mamá. Esta forma de legislar a hurtadillas atenta contra la democracia y contra los principios fundamentales de la transparencia parlamentaria.

Las iniciativas como la de Muñoz Ledo y las demás que usan términos similiares para introducirlos en la constitución, son también dañinos en el fondo de sus postulados porque pretende cambiar, de un solo golpe, la columna vertebral de toda la Nación para propagar la cultura de la muerte, imponer falsos derechos, para adoctrinar a nuestros hijos, anular de facto la patria potestad y perseguir y enviar a la cárcel a profesionales, maestros, comunicadores y padres de familia que disentimos de la ideología de género.

Como se afirma en la Cartilla Moral: “No todo está permitido. Lo excluido es aquello que está mal, que causa mal”. “El bien es un ideal de justicia y de virtud que no debe confundirse con nuestro interés particular… Cuando se pierde de vista la moral, la cultura y la civilización se degeneran y se destruyen a sí mismas”.

Señores legisladores,

La defensa de la soberanía nacional comienza con la defensa de la familia frente a ideologías extranjeras que quieren colonizar las mentes y los corazones de los mexicanos. Propagar políticas antinatalistas nos hacen una nación débil, con pocos niños y jóvenes, sin fuerza productiva y sin posibilidad de renovación generacional.

La familia es una institución natural a la que se le deben reconocer sus derechos y sus fines. Ni Estado, ni ningún legislador, debe atentar contra la célula básica de la sociedad, sino

protegerla y favorecer aquellas estructuras y dinámicas familiares que generan mayores bienes a los niños y a los demás integrantes de la familia.

Señores legisladores,

Legislen pensando en el futuro, en lo que realmente hace fuerte a los mexicanos; no busquen salidas falsas que solo propagan la cultura del individualismo, de la indiferencia y de la irresponsabilidad.

Frente al drama y la injusticia del aborto, construyan alternativas de apoyo que salven las dos vidas, la de la mujer y la del ser humano no nacido.

Ante el dolor de la enfermedad, no se adentren en el riesgoso e injusto camino de la eutanasia; propongan apoyos sanitarios y cuidados paliativos para las personas de la tercera edad.

Ante el reclamo de la diversidad sexual, no se empeñen en destruir la institución familiar; legislen defendiendo los derechos humanos fundamentales de todas las personas, sin negar los derechos de los niños ni menoscabar la institucional matrimonial.

Ante la pluralidad de ideas y el disenso, no escojan la opción de la persecución y de la censura; defiendan con valentía la libertad religiosa y de conciencia.

Si la mayoría de Morena y sus aliados aprueban iniciativas como la de Muñoz Ledo, la llamada Cuarta Transformación pasará a la historia por abrir una época de desolación para las mujeres, de muerte para los inocentes y de división para los mexicanos.

Si la mayoría de Morena y los demás partidos políticos defienden la vida, protegen a las mujeres, fortalecen a las familias y respetan la libertad religiosa y de conciencia, entonces de verdad, habrá iniciado un tiempo de renovación, paz y esperanza para México.

Por todo ello, exigimos a los legisladores de todos los partidos políticos así como al titular del ejecutivo, se haga un Parlamento Abierto, para legislar en estos importantes temas de cara a la nación y no a espaldas de los mexicanos, es urgente e importante abrir foros en todos los estados de la República y a nivel nacional, estos temas que literalmente son de vida o muerte no se pueden legislar en lo oscurito.

Sin respeto a la vida no habrá paz, sin cuidado a la familia no habrá desarrollo, sin paz ni desarrollo México no tiene un futuro digno. Por lo tanto, para que México pueda tener fuerza de futuro se requiere respetar la vida de todos los mexicanos y apoyar y fortalecer la familia.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta