Madre de 29 años se negó a abortar 10 veces pese a exigencia de médicos

207
abortar
Natalie Halson y su pequeña Mirabelle. Crédito: Natalie Halson

Una madre reveló que cuando supo que su bebé, de 22 semanas de gestación, padecía una afección de la columna, los doctores le ofrecieron abortar hasta en diez oportunidades, a las que se negó rotundamente.

Natalie Halson es la madre de 29 años que se negó a abortar a su bebé, a pesar de que los doctores le manifestaron que no tendría calidad de vida. Hoy en día, la pequeña Mirabelle tiene seis meses de edad y goza de perfecta salud.

“Me negué a renunciar a mi bebé, pero los médicos simplemente no aceptaban un ‘no’ por respuesta”, expresó la madre, natural de Reino de Unido, quien además relató al diario online Daily Mail que le ofrecieron un aborto en cada cita médica que tuvo hasta el día que Mirabelle nació.

A las 22 semanas de embarazo los doctores diagnosticaron que la bebé tenía espina bífida, condición que afecta a 1.500 embarazos cada año y que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se trata de “una malformación congénita (llamada comúnmente defecto congénito) por la cual la columna vertebral no se desarrolla normalmente en las primeras semanas del embarazo”.

Halson contó que aunque existía el riesgo de que Mirabelle permaneciera en silla de ruedas durante el resto de su vida o tuviera una calidad de vida muy baja, una investigación exhaustiva sobre el diagnóstico le ayudó a tomar su decisión.

“Fue entonces cuando me dijeron que la bebé tenía espina bífida. Me quebré, era un desastre, y no pude dejar de llorar”, recordó. Además le dijeron que su “única opción era abortar”, y que si seguía con el embarazo la bebé sufriría graves consecuencias.

Esto la motivó a realizar una investigación, descubriendo que sí había opciones para continuar con el embarazo. «Cuando bajé del teléfono, fui a investigar un montón y descubrí que había opciones para mi niña. De repente me sentí realmente enojada porque me dijeron que no tenía ninguna”, expresó.

“Fueron muy insistentes después de que dije que ‘no’ repetidas veces. Incluso me ofrecieron terminar con el embarazo unas semanas antes de que ella naciera, lo que realmente me molestó”, aseveró.

La madre fue sometida a una cesárea de emergencia, dando a luz a la pequeña el 12 de diciembre a las 38 semanas en el Hospital de Mujeres de Liverpool (Inglaterra), con un peso de 7 libras y 6 onzas

Apenas nació, la pequeña Mirabelle necesitaba ser operada de su columna vertebral, por lo que fue trasladada al hospital de niños Alder Hey, en Liverpool. Esta intervención duró aproximadamente 12 horas y requirió que se quede un mes hospitalizada.

«Fue realmente horrible no poder verla después de que ella nació, especialmente después de que luché tanto por ella, pero sabíamos que estaba en las mejores manos», dijo Natalie, quien se hospedó en un hotel gratuito administrado por la organización benéfica Ronald McDonald House durante el mes que su hija permaneció en el hospital.

Asimismo, reflexionó en que si no hubiera tenido ese tiempo para realizar su investigación “podría haber aceptado el aborto”, y recomendó a los padres no considerar el aborto como una “opción” a pesar de la insistencia de los hospitales.

“Miro a Mirabelle ahora y pienso ‘no te hubiera conocido’, y no soporto pensar en eso. Ella era una persona pequeña en ese momento. Era vil pensar que solo querían que me librara de ella”, aseveró.

Fuente: ACI prensa

No hay comentarios