Los intelectuales vs Medina Mora, La razón y la sinrazón

0
762

A principios del mes de Marzo, un grupo de intelectuales muy heterogéneo compuesto entre otros por Denise Dresser, Jesus Silva Herzog Marquez, Soledad Loaeza, Carlos Puig, Carmen Aristegui y Leo Zuckerman, hicieron un esfuerzo, a mi parecer, inédito para este tipo de cargos, por descarrilar la entonces candidatura a ministro de la Suprema Corte de Eduardo Tomas Medina Mora Icaza

A principios del mes de Marzo, un grupo de intelectuales muy heterogéneo compuesto entre otros por Denise Dresser, Jesus Silva Herzog Marquez, Soledad Loaeza, Carlos Puig, Carmen Aristegui y Leo Zuckerman, hicieron un esfuerzo, a mi parecer, inédito para este tipo de cargos, por descarrilar la entonces candidatura a ministro de la Suprema Corte de Eduardo Tomas Medina Mora Icaza

Me parece inédito por dos cuestiones, la primera es que nunca había observado tanta animadversión hacia un candidato a ministro, y la otra es que no era la primera vez que Medina Mora era propuesto para un cargo público relevante; tan solo este sexenio fue designado embajador de México en Estados Unidos, esto sin levantar el mas pequeño comentario en su contra ante esta última designación por parte de este nutrido grupo. Por qué entonces ahora estos líderes de opinión, algunos de ellos con tendencias políticas muy diferentes, por no decir contrarias, pudieron llegar a un consenso tan claro contra el entonces embajador?

Lo atacaron desde todos los puntos de vista imaginables; que era compadre del presidente, que acabo con CISEN, que propició el trasiego de armas, que era socio y libero cuentas millonarias a la familia Salinas de Gortari, que incrementó la violencia, que encerró a indígenas otomíes , que reprimió en Oaxaca, que era alfil de Televisa, etc. En fin, el hombre tenía tantos defectos y había cometido tantos errores que junto a él, hasta El Niño Verde se vería como un mejor candidato. 

Cuál es la razón por la cual Medina Mora, con casi 15 años de carrera en el sector público, se convertía de forma intempestiva en el blanco de un ataque constante y visceral por parte de estos intelectuales a través de radio, televisión, prensa y redes sociales?  Por qué Medina Mora se convirtió de la noche a la mañana en la encarnación del mal? Habría que entender cuál es el común denominador de este dispar grupo, el cual se reflejó en la única razón en el que todos coincidieron, razón que intentaron esconder en un abanico juicios discutibles, dudosos, falsos o de plano risibles , y esta razón es la clara oposición del ahora ministro a la despenalización del aborto, la cual quedó manifiesta cuando Medina Mora, siendo procurador general de la República, pidió la anulación de la despenalización del aborto en el Distrito Federal, basando todos sus argumentos en un análisis jurídico. No presentó ningún argumento filosófico o religioso.

Medina Mora se convirtió en su enemigo público común cuando se dieron cuenta que desde su posición de ministro iba a torpedear la agenda pro-aborto de la Suprema Corte de Justicia la Nación, quien en breve tratará una acción de inconstitucionalidad acerca del aborto en el Estado de Tlaxcala, cuyos considerandos serían obligatorios para todos los jueces del país, por lo cual en todos los Estados cualquier persona podría abortar mediante un amparo contra el código penal. Los jueces estarían obligados a otorgar el amparo, y nada podría proteger al nasciturus.

Al no ser un ministro moldeable a su ideología, este grupo de intelectuales llego a tal nivel de histeria que mentes respetables llegaron a afirmar disparates como que Medina Mora era «enemigo de los derechos reproductivos» o que la «Corte vuelva a ser refugio de católicos, enemigos del laicismo, y defensores de la tradición y del derecho a la vida». 

En resumen, desde su tolerante posición nos estaban diciendo que el candidato a ministro debiera ser liberal, anti-católico,  pro-aborto y defender derechos que no existen (el aborto no es un derecho en la Constitución Mexicana ni en el Derecho Internacional) para ser digno del puesto.

Con estos juicios no me cabe duda de que el aborto no solo nos divide, sino que también ofusca a los que lo justifican.

Entre sus acciones, Apoyaron la iniciativa de un conocido pro-aborista del CIDE, Alejandro Madrazo Lajous, el cual utilizó una plataforma con tendencias liberales, Change.org,  para juntar más de 50 mil firmas electrónicas contra Medina Mora, y en un acto demagógico digno de Nicolás Maduro, algunos de estos intelectuales declararon que esta «amplia protesta» representaba a la «sociedad organizada» y «voluntad popular» por lo que debería obligar a los senadores a no votar por el ex-procurador; esto como si no fuéramos una democracia representativa y esas firmas reprodujeran de facto la postura de los más de 115 millones de mexicanos que vivimos en el país  ( ahora me creen que el aborto ofusca a los que lo promueven?)

Les preguntaría a Denise, Carmen, Soledad, Jesús, Carlos y Leo, que opinan de las más de 130 mil firmas que se han levantado a través de la plataforma Citizen-Go en contra del proyecto del ministro Franco para despenalizar el aborto en Tlaxcala? También es «voluntad popular» y «sociedad organizada» por lo que debiera obligar a los 11 ministros a votar en contra, incluyendo al ministro ponente y a la mismísima Olga Sanchez Cordero? O esta iniciativa no debe de contar porque coincide con los preceptos medievales de la Iglesia Católica y por ende está apoyada por fanáticos irracionales que creen que un bebe en el vientre de su madre también es sujeto de derechos? Firmantes tan ignorantes que no entienden que el bebe es parte del cuerpo de la madre no importando que sea la única parte del cuerpo con un ADN diferente? 

Quizá por estas razones fue que Leo Zuckermann (con quien casi siempre coincido) calificara como «increíble» el que Medina Mora presentará una ponencia contra el aborto.

Estimado Leo, a mí en cambio me parece increíble que Denise Dresser, para defender su posición, cite a la prócer de la honradez, Dolores Padierna, cuando declaró que Medina Mora no cumple los requisitos de honorabilidad. 

Increíble que Carmen Aristegui, entre muchas otras imprecisiones, opine que Medina Mora era culpable por Rápido y Furioso aunque este hecho no se haya dado en su tiempo como procurador.

Increíble que Carlos Puig le eche la culpa a Medina Mora del Michoacanzo cuando desde hace años es público que el juez que libero a los presidentes municipales estaba coludido con el narco.

Increíble que Soledad Loaeza , quien «pugna por un mundo donde prime la tolerancia » escriba que no debe haber católicos en la Corte. 

Increíble que Silva Herzog, quien también escribe sobre la tolerancia, considere «ominoso» el tener a una ideología conservadora.

Y finalmente, increíble que como líderes de opinión que debiesen ser tener un mínimo de honestidad intelectual, no desenmascaren sus verdaderas razones para linchar públicamente a un hombre, con probada honradez y experiencia, cuyo mayor defecto ( según ustedes) sea el ser un férreo protector de la vida del ser humano más débil e indefenso, el no nacido.

Editorial Hazte Sentir

No hay comentarios