Las manipulaciones informativas contra el Papa Francisco

0
460

La plataforma informativa internacional llamada “CITIZENGO”, que en muy poco tiempo ha tenido importantes logros y prestigio por su eficacia y, concretamente en México ha contribuido a despertar la conciencia de la participación ciudadana, me envió recientemente un enlistado de ciertos asuntos que el Romano Pontífice ha dicho ante la opinión pública y cómo han sido tergiversados maliciosamente por intereses de “quienes desean llevar el agua a su molino”.

Uno de esos temas medulares es: el celibato apostólico. Causó verdadero escándalo que el Santo Padre dijera que el celibato “no era de carácter dogmático sino de orden disciplinar determinado por la Iglesia”, en atención a la intensa labor pastoral que realizan  los sacerdotes, misioneros, monjas, religiosos, laicos completamente entregados a Dios…

La plataforma informativa internacional llamada “CITIZENGO”, que en muy poco tiempo ha tenido importantes logros y prestigio por su eficacia y, concretamente en México ha contribuido a despertar la conciencia de la participación ciudadana, me envió recientemente un enlistado de ciertos asuntos que el Romano Pontífice ha dicho ante la opinión pública y cómo han sido tergiversados maliciosamente por intereses de “quienes desean llevar el agua a su molino”.

Uno de esos temas medulares es: el celibato apostólico. Causó verdadero escándalo que el Santo Padre dijera que el celibato “no era de carácter dogmático sino de orden disciplinar determinado por la Iglesia”, en atención a la intensa labor pastoral que realizan  los sacerdotes, misioneros, monjas, religiosos, laicos completamente entregados a Dios…

La reacción inmediata de algunos comunicadores, fue comentar: -“Si es así, entonces porqué no se casan  y tienen hijos. Así se evitarían los actuales problemas sexuales en algunos pequeños sectores del clero.

Una primera cuestión que hay que abordar es que la entrega total y radical a Dios se inició desde los mismos comienzos del cristianismo. Por ejemplo, San Juan Apóstol,  fue el adolescente que permaneció célibe y se denomina a sí mismo como “el discípulo que más quiere a Jesucristo”. ¿Por qué el Señor invitó a los demás discípulos, algunos de ellos casados? Porque era lo que “había en existencia” y con ellos tenía que comenzar cuanto antes la predicación del Reino de Dios y la fundación de su Iglesia. Inmediatamente, muchos discípulos vieron que Dios los llamaba por un Camino de entrega completa. Luego aparecen innumerables vírgenes que deciden –por invitación divina- a permanecer vírgenes y entregarle todo su Amor al Señor, siendo  ciudadanas normales en medio del mundo. Otros sienten la necesidad de retirarse a Egipto, como San Antonio Abad quien, junto con muchos otros seguidores, iniciaron la vida de eremita en el desierto y que más adelante se convertiría  en la vida comunitaria de los religiosos y monjas.

Me parece que, en este terreno, hay una clara falta de información y formación, ¿por qué? Porque la entrega completa a Dios no es de tipo meramente “administrativo o  funcionalista” sino que se trata de una verdadera Llamada sobrenatural al Amor (con mayúscula). Ya que es Jesús quien siembra esa semilla o inquietud espiritual y la va desarrollando a lo largo de toda la vida, con sus abundantes gracias y la correspondencia del que ha recibido ese tesoro vocacional.

Basta con leer a los clásicos de la Literatura Mística del Siglo de Oro español, como a San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús, o bien, a Santa Catalina de Siena,  Santa Teresita de Lisieux,  la Madre Teresa de Calcuta, Santa Edith Stein, San Josemaría Escrivá de Balaguer, las obras de San Juan XXIII, de San Juan Pablo II o de nuestro queridísimo Arzobispo de la Ciudad de México, el Siervo de Dios, Mons. Don Luis María Martínez para comprender que realmente vivían profundamente enamorados de Dios, a toda hora, que eran almas que contemplaban y dialogaban con Dios desde el fondo de su corazón y que sus buenas obras de caridad las hacían, en primer lugar, por amor al Señor.

El problema de los sacerdotes pederastas se reduce a una minoría exigua y habitualmente se pierde de vista que en XXI siglos de cristianismo han llevado una vida admirable y ejemplar miles y miles de personas entregadas al Señor. ¿Por qué, entonces, tienen dificultades algunos con su celibato, por la misma razón que les ocurre a los hombres casados: que  para ser fieles a la esposa, tienen que luchar con firme determinación y fuerza de voluntad, guardar la vista, la imaginación y las todas posibles ocasiones de pecar;  cortar contra  las tentaciones que se presenten en la vida, por pequeñas que parezcan; llevar una intensa vida de oración y mortificación, lo mismo que una buena dirección espiritual; el confesarse y acudir a la Eucaristía con frecuencia;  y, ante todo, ser muy humildes, porque todos tenemos “los pies de barro”, para pedirle al Señor que nos ayude a perseverar en su Camino.

Entiendo que para algunas personas sea difícil de entender el  celibato y la virginidad, pero muchos de nosotros tenemos la experiencia que entre las personas más alegres, optimistas, felices y con buen humor, son precisamente aquéllas que gozan de una particular paz y gozo interior debido a su entrega fiel y dedicada por entero al Señor. “Ahora mi oficio es ser amado y, a la vez, amador de Dios”, concluye San Juan de la Cruz en una de sus obras cumbres de la mística espiritual.

RAÚL ESPINOZA AGUILERA

No hay comentarios

Dejar respuesta