La mujer que acusó de violador al juez Kavanaugh admite que lo hizo para «marcarle» por ser provida

102
juez Kavanaugh

Cuando Donald Trump designó a Brett Kavanaugh como juez del Tribunal Supremo, los medios sistémicos, la industria del aborto y el Partido Demócrata se lanzaron en tromba contra él.

Por primera vez en cincuenta años iba a existir en el tribunal una mayoría potencialmente partidaria de revertir la sentencia Roe vs Wade que en 1973 declaró constitucional el aborto en Estados Unidos. En plena fiebre de #MeToo, empezaron a aparecer contra el juez denuncias de acoso sexual e incluso de intento de violación. Algunas quedaron demostradas como falsas enseguida, pero una, la de Christine Ford, consiguió convertirse en protagonista de las preceptivas sesiones de confirmación de Kavanaugh en el Senado.

Ford le acusaba de haberla intentado violar en una fiesta de 1982 sobre la que no pudo precisar ni la fecha exacta, ni cuándo llegó ni cómo se fue. Citó a cuatro personas presentes en la fiesta y ninguna de ellas (incluida una vieja amiga suya) recordaba haber estado allí. Rachel Mitchell, fiscal especializada en abusos sexuales, comisionada por los republicanos para interrogarla, puso de manifiesto agujeros y contradicciones en su testimonio. Y hasta 84 mujeres que habían trabajado con Kavanaugh firmaron un documento respaldando el impecable comportamiento con ellas del juez, católico, casado y padre de dos hijas.

La campaña, tan intensa como pocas veces se ha visto, no logró su objetivo gracias a la fortaleza del juez y el nulo temor de Trump a las campañas de denigración de los medios sistémicos. Kavanaugh fue confirmado y es posible que en los próximos meses llegue al Tribunal Supremo algún recurso contra las leyes provida que estados bajo control republicano están promoviendo en los últimos años y pueda cuestionarse entonces Roe vs Wade.

Esta semana se ha sabido que el testimonio de Christine Ford se hizo pensando precisamente en ese momento. Y quien lo ha confesado ha sido nada menos que su abogada, Debra Katz.

Lo cuenta Ryan Lovelace en un libro que empezó a distribuirse este martes: Search and destroy. Inside the campaign against Brett Kavanaugh [Investigar y destruir. En el interior de la campaña contra Brett Kavanaugh]. Lovelace es periodista del Nation

al Law Journal y desvela en esas páginas que Ford y Katz buscaron con su declaración ante el Senado no solo impedir el nombramiento si Kavanaugh y Trump cedían al chantaje, sino, en caso contrario, dejar su nombre ensuciado y señalado en caso de una eventual revisión de la legalización del aborto.

La confesión de Katz se produjo en abril, durante su intervención en el 11º Congreso de Teoría Legal Feminista celebrado en la Universidad de Baltimore bajo el título Feminismo aplicado y #MeToo: «Como consecuencia de estas audiencias [en el Senado], creo que el testimonio de Christine hizo más bien que el daño causado por los misóginos republicanos al permitir a Kavanaugh llegar al tribunal. Íbamos a tener un [juez] conservador… Las elecciones tienen consecuencias, pero él siempre llevará un asterisco junto a su nombre. Cuando él quiera recortar Roe vs Wade, sabremos quién es, conocemos su carácter y sabemos qué le impulsa, y eso es importante. Es importante que lo sepamos, y eso es en parte lo que impulsó a Christine«.

El vídeo que recoge estas palabras fue difundido también esta semana por el Daily Caller:


«Dado que [Christine Ford] no ha hablado conmigo directamente», dice Lovelace, «la mejor manera de saber lo que piensa es lo que dice su abogada. Y su abogada dice que, al menos en parte, sus motivaciones eran proteger la legalización del aborto«. Ante el Senado, sin embargo, Ford declaró que había decidido hablar tras treinta y cinco años de silencio (a pesar de que Kavanaugh ya había desempeñado cargos públicos que exigen investigaciones similares y nunca habló) «por un sentido del deber cívico para ofrecer información que entendía debían conocer los senadores antes de votar su nombramiento», añade Lovelace.

A la luz de estas revelaciones, el senador republicano Thom Tillis ha declarado que Ford podría ser investigada por el Departamento de Justicia, porque «esto parece socavar lo que todos creíamos que era una auténtica experiencia traumática en su vida. Claramente, una declaración falsa ante un comité del Senado es una infracción muy seria«.

Que la declaración de Ford tenía una intencionalidad política se pudo ver durante su interrogatorio. Ella había alegado su miedo a volar para retrasar la comparecencia según convino a la estrategia del Partido Demócrata de prolongar durante días el aplastamiento mediático de Kavanaugh. La fiscal Mitchell hizo admitir a Ford que viaja habitualmente en avión tanto por razones profesionales como personales y por vacaciones.

Fuente: Religión En Libertad

No hay comentarios