Fueron los Evangelistas Testigos Oculares de la Vida de Jesús?

3926

Fueron los evangelistas testigos oculares de la vida de Jesús?

 

1.           Introducción

 

Algunos estudiosos modernos del Nuevo Testamento afirman que ninguno de los cuatro evangelistas, Marcos, Mateo, Lucas y Juan fue testigo ocular del ministerio de Jesús[1]; para dar respuesta a lo anterior, en Hazte Sentir preparamos un breve ensayo en donde intentaremos resumir la postura de la iglesia católica al respecto.

 

Fueron los evangelistas testigos oculares de la vida de Jesús?

 

1.           Introducción

 

Algunos estudiosos modernos del Nuevo Testamento afirman que ninguno de los cuatro evangelistas, Marcos, Mateo, Lucas y Juan fue testigo ocular del ministerio de Jesús[1]; para dar respuesta a lo anterior, en Hazte Sentir preparamos un breve ensayo en donde intentaremos resumir la postura de la iglesia católica al respecto.Comenzaremos con el capítulo V de la Constitución Dogmática Dei Verbum del Concilio Vaticano II, se afirma que “Los autores sagrados escribieron los cuatro Evangelios escogiendo algunas cosas de las muchas que ya se trasmitían de palabra o por escrito, sintetizando otras, o explicándolas atendiendo a la condición de las Iglesias, reteniendo por fin la forma de proclamación de manera que siempre nos comunicaban la verdad sincera acerca de Jesús. Escribieron, pues, sacándolo ya de su memoria o recuerdos, ya del testimonio de quienes «desde el principio fueron testigos oculares y ministros de la palabra» para que conozcamos «la verdad» de las palabras que nos enseñan (cf. Lc., 1,2-4).” (DV 18).

 

 

Al decir que lo sacaron de “su memoria o recuerdos” se desprende que algunos evangelistas (en la Constitución no se especifica quienes) , sí fueron testigos oculares del ministerio de Jesús; la tradición nos dice que al menos los apóstoles Mateo y Juan fueron los autores de sus respectivos evangelios y por lo tanto testigos oculares de la vida de Cristo… pero comencemos por las objeciones para llegar posteriormente a una conclusión.

 

2.           Objeciones

 

Enunciaremos las objeciones más comunes:

2.1          Mateo no fue testigo directo, tomó como base el evangelio de Marcos y la fuente Q

 

Desde tiempos muy antiguos , se observó que Mateo y Marcos comparten ciertas similitudes con Lucas , lo que lleva a los tres que se conocen como los » Evangelios sinópticos » ( a partir de raíces griegas que significan «para ver juntos «) , ya que pintan un retrato común del ministerio de Jesús.

 

 Una teoría que se hizo muy popular en el siglo 20 , conocida como la «hipótesis de las dos fuentes , » pretende identificar a dos de las fuentes de Lucas se basó . Uno de ellos era el Evangelio de Marcos , y el otro era un escrito posiblemente de origen, posiblemente oral llamado Q ( de la palabra alemana Quelle , «fuente» ) . Q se dice que contiene material que se encuentra en Mateo y Lucas , pero no en Marcos . Se argumenta que Mateo usó estas dos fuentes[2]y por lo tanto no fue un testigo ocular sino un recopilador.

 

2.2          El argumento de los estilos diferentes de escritura del evangelio de Juan

 

Algunos críticos hacen notar que el griego del Evangelio de Juan y las epístolas son de un estilo diferente al griego del Apocalipsis y por lo tanto no pudieron ser escritos por una sola persona.

Argumentan también, que Eusebio y San Ireneo mencionan a varios Juanes que no corresponden al mismo individuo. (Apóstol Juan, Presbítero Juan y Juan Evangelista).

Concluyen que al haber varios autores no es posible que las obras se le atribuyan a un solo autor.

 

2.3          El argumento del simple pescador

 

Otra crítica de a la autoría de Juan es el refinamiento del Evangelio. Algunos declaran que Juan Bar- Zebedeo  , un simple pescador, no podría dominar el griego ni tener la erudición que le permitiera haber escrito una obra tan teológicamente sofisticada como lo es el Cuarto Evangelio.

 

 

3.           Respuestas

Respondemos a estas objeciones siguiendo el orden antes presentado.

 

3.1          Mateo no fue testigo directo, tomó como base el evangelio de Marcos y la fuente Q

 

En algunos casos, los evangelistas fueron testigos presenciales de los acontecimientos que se registran . El Evangelio de Mateo es históricamente atribuido al publicano Mateo Leví, que fue uno de los seguidores inmediatos de Jesús y que fue testigo de los acontecimientos de su ministerio.

 

Juan Pablo II, en su discurso “Sobre la Interpretación de la Biblia en la Iglesia” comenta lo siguiente[3]:  “De modo análogo, para explicar las convergencias y divergencias constatadas entre los tres evangelios sinópticos, se recurrió

a la hipótesis de las «dos fuentes», según la cual los evangelios de Mateo y Lucas habrían sido compuestos a partir de dos fuentes principales: el evangelio de Marcos, y una colección de palabras de Jesús (llamada Q, del alemán «Quelle», «fuente»). En lo esencial, estas dos hipótesis tienen aún vigencia en la exégesis científica, aunque sean objeto de contestación”.

 

En resumen, no hay hoy una posición definida de la Iglesia en cuanto a si Mateo tomó a Marcos y a Q como sus fuentes.

Sin embargo, aun suponiendo que lo anterior fuese real, esto no equivaldría a suponer que Mateo no fue un testigo directo de Jesús.

Para corroborar esta hipótesis, incluimos algunos indicadores y fuentes externas:

3.1.1      Primer indicador- Énfasis del recaudador en términos de dinero y negocios.

 

La vida anterior de Leví se advierte también en sus escritos en el modo como habla de dinero y de negocios. Mateo escribe en doce ocasiones de dinero y de monedas, utilizando términos monetarios precisos tales como dracma en 17:24 , estatero en 17:25 , y el talento en 18:24 y 25. Juan sólo en dos.

Se fija en que uno de los presentes de los magos es «oro». Es el único que relata el pago milagroso de la contribución al templo de Pedro y Cristo. Sólo Mateo narra la parábola del tesoro escondido, y la del mercader que comercia en perlas finas, y cuando encuentra una perla preciosa vende cuanto tiene y la compra. Sólo él cuenta la de aquel «siervo a quien el rey perdonó en su rendición de cuentas diez mil talentos y que al salir de su presencia quería ahogar a otro consiervo suyo que le debía cien denarios»; y la de los «trabajadores que envió el padre de familia a su viña, después de convenirse con ellos en un denario diario de sueldo»; la de los talentos «que el Señor repartió a sus siervos, dando al uno cinco y al otro dos y al otro uno, a cada uno según su capacidad», y «al siervo perezoso le replicó el Señor: Debiste haber dado mi dinero a los banqueros y a la vuelta hubieras podido entregarlo con sus intereses» . Bien conocía Mateo el mundo de las finanzas y los tributos para contar estas cosas.[4]

 

Su terminología en palabras como » deuda » y » banquero » , aunque común ahora , no era muy conocido a menos que la persona fue bien aprendida en dinero. Sobre todo en comparación con los otros evangelios , el conocimiento del autor de dinero es considerable.[5]

 

No es esto un indicador de que el recaudador Leví y el evangelista Mateo son la misma persona?

 

 

3.1.2      Segundo Indicador- El nombre del apóstol

 

Existen diferentes nombres para el recaudador Leví en los evangelios; tanto Marcos 2:14 y Lucas 5:27-28 hablan de la convocatoria de » Levi «, mientras que Mateo 09:09 lo llama » Mateo «.

Todas las listas de los apóstoles se refieren a él como Mateo. Sin embargo , lo que es notable es que sólo en el evangelio de Mateo lo llama » el recaudador de impuestos » en la lista de los apóstoles. Bien puede ser que el autor está mostrando la humildad en esta referencia.[6]

 

3.1.3      Fuentes externas.

 

Como referencias externas, se tienen los escritos de estudiosos de la escritura como Orígenes (Alejandría 185- Tiro 254), teólogo de lengua griega y Eusebio de Cesarea (Palestina 265-340) obispo de Cesarea y autor de la obra Historia de la Iglesia, sobre los tres primeros siglos del cristianismo.

 

Orígenes escribió, «Entre los cuatro Evangelios, que son los únicos indiscutibles en la Iglesia de Dios bajo el cielo, he aprendido por tradición que la primera fue escrito por Mateo, que una vez fue un publicano, pero después de un apóstol de Jesús Cristo, y fue preparado para los conversos del judaísmo y se publicó en el idioma hebreo «(Comentarios sobre Mateo [citados por Eusebio en la Historia de la Iglesia 6:25]).

 

Eusebio declaró que «Mateo había comenzado por la predicación a los Hebreos, y cuando se decidió a ir a otros también, cometió su propio Evangelio a la escritura en su lengua nativa [arameo], de modo que para aquellos con los que fue ya no presenta el hueco dejado por su partida fue llenado por lo que escribió «(Historia de la Iglesia 3:24 [entre 300-325]).

 

Otras referencias antiguas las encontramos en Papías, de acuerdo a Irineo (Siglo II), Papías hablaba de un evangelio escrito en arameo por el apóstol Mateo. [7]

 

3.1.4      Conclusión

 

La Pontificia Comisión Bíblica dio las siguientes respuestas a preguntas sobre el Evangelio de San Mateo:

En vista del acuerdo universal y constante de la Iglesia, según lo muestra el testimonio de los Padres, la inscripción de los códices del Evangelio, las más antiguas versiones de los Libros Sagrados y listas que nos han legado los Santos Padres, los escritores eclesiásticos, los Papas y concilios, y finalmente el uso litúrgico en las Iglesias Oriental y Occidental, se puede y debe afirmar que Mateo, un apóstol de Cristo, es realmente el autor del Evangelio que lleva su nombre. Se debe considerar como basada en la tradición la creencia de que los escritos de Mateo precedieron a los de los otros evangelistas, y que el primer Evangelio fue escrito en el lenguaje nativo de los judíos de Palestina.

 

Con todas estas piezas de pruebas, tanto internas como externas , se puede establecer un caso sólido para afirmar como válida la tradicional autoría de Mateo Apóstol.

 

3.2          La observación de los estilos diferentes de escritura del evangelio de Juan

Responderemos a esta observación utilizando fuentes internas y externas.

 

3.2.1     Fuentes internas

El Evangelio de Juan afirma expresamente que ser escrito por un testigo presencial – el » discípulo amado» – que al final del Evangelio se describe como » Este es el discípulo que da testimonio de estas cosas, y quien las ha escrito y sabemos que su testimonio es verdadero » ( Jn 21:24), también en el relato de la pasión se cuenta que uno de los soldados le traspasó a Jesús el costado con una lanza “y al punto salió sangre y agua” y después vienen las palabras decisivas “El que lo vio da testimonio y su testimonio es verdadero, y él sabe que dice verdad, para que también vosotros creáis”.[8]

 

 

3.2.2     Fuentes externas

San Ireneo (alrededor de 180 DC ) nos dice que el cuarto Evangelio fue escrito por el apóstol Juan. San Juan Apóstol fue el maestro del mentor de Ireneo, Policarpo de Esmirna (c 70- c-150).

 

Además, la tradición patrística de que el Evangelio fue compuesto en Éfeso también apunta a Juan . En primer lugar, esta es la ciudad asociada con la Asunción de la Virgen María, quien de acuerdo al evangelio vivió con el apóstol Juan . En segundo lugar, el Evangelio responde repetidamente una secta dedicada a San Juan Bautista con la respuesta que Juan » no era la luz «, pero sólo había venido a » dar testimonio de la luz » (Juan 01:08 ) . Sabemos por Hechos 18:24 y 19:1-7 que había una secta centrada en Éfeso.[9]

Finalmente, según el testimonio de un manuscrito Vaticano (Codex Regin Sueci seu Alexandrinus, 14), el obispo San Papias de Hierápolis en Frigia, discípulo inmediato del apóstol San Juan, incluye en su gran obra exegética, un relato de la composición del Evangelio de San Juan durante el cual él había estado empleado como escriba del Apóstol[10].

 

Así que toda la evidencia apunta a la exactitud de la tradición de la Iglesia que Juan publicó su Evangelio en Éfeso, en la segunda mitad del primer siglo.

 

Veremos más adelante que si bien pudo haber más de un Juan involucrado; en la Primera Epístola, el autor enfatiza repetidamente y con gran sinceridad el hecho que él era un testigo ocular de los sucesos concernientes a la vida de Cristo de quien él (en su Evangelio) ha dado testimonio entre los cristianos: “Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplamos y tocaron nuestras manos acerca de la Palabra de Vida, pues la vida se manifestó, y nosotros la hemos visto y damos testimonio y os anunciamos la vida eterna, que estaba junto al Padre y que se nos ha manifestado; lo que hemos visto y oído, os lo anunciamos” (1 Juan 1,1-3; cf. 4,14). Puede ser cierta entonces la hipótesis que Juan Apóstol y Juan Evangelista sean personas diferentes?

 

Hay una corriente de pensamiento que se remonta a Eusebio que Juan el apóstol y “Juan el presbítero» pueden ser dos personas diferentes. Lo que importa es que distingue entre el apóstol Juan y el evangelista Juan por un lado y el “presbítero Juan por otro”. Mientras que primero no llego a conocerlo personalmente, si tuvo algún encuentro con el segundo (Eusebio, Historia de la Iglesia, III, 39).[11]

 Pero ¿y qué? Autores como Joseph Ratzinger indican que en Éfeso hubo una especie de escuela joánica, que hacía remontar su origen al discípulo predilecto de Jesús en la cual había además un “presbítero Juan” que era una autoridad decisiva.[12]Si lo anterior es verdadero, tenemos entonces que más de una mano estaba involucrada en la composición. Dado el uso común de un amanuense ( una secretaria que tomó el dictado ) en el Nuevo Testamento , esto no debe sorprendernos. Los editores de Juan dejan muy claro que tienen algún tipo de cambio en la composición del Evangelio, sino para que el Evangelio es , sin embargo, enraizada en el testimonio del » discípulo amado» a quien conocen íntimamente.

 

La discrepancia en los estilos de escritura entre el Evangelio y el Apocalipsis , por lo tanto , podría ser debido a una serie de factores; puede ser que Juan escribió su Evangelio con la ayuda de otra persona llamada Juan (entonces , como ahora, un nombre común ) . Puede ser que no tenía amanuense cuando escribió Apocalipsis ( lo que explicaría los diferentes estilos y la diferencia de la competencia , en griego) .

 

Resumiendo, aun suponiendo que exista más de un Juan como escritor del evangelio aunado a la existencia de una comunidad joanica que revisara los escritos , no se refuta la fuerte evidencia de que Juan Bar-Zebedeo es la fuente del testimonio en el Evangelio.[13]

 

Al respecto de lo anterior, el Doctor en la Sagrada Escritura por la Universidad Pontificia Comisión Bíblica, Salvador Carrillo Alday M.Sp.S, escribe lo siguiente:

“el Cuarto Evangelio no es producto de una sola y única redacción, sino el resultado de un lenta elaboración y un largo proceso literario” y que “se puede concluir, con bastante seguridad, que el Autor que está en la base del Cuarto Evangelio (aun cuando no haya sido responsable de la última redacción) es el apóstol Juan, uno de los doce”.[14]

 

 

3.3           El argumento del simple pescador

En el afán de argumentar Juan era «sólo » un pescador , los críticos olvidan que Pablo era » sólo» un fabricante de tiendas , sin embargo, todavía tenía un montón de tiempo para educarse . Se olvida de que hablante nativo arameo Juan vivió en » Galilea de los gentiles «, y que la lengua franca normal de un comerciante en esta encrucijada de varias civilizaciones era Griego Koiné, una variedad de la lengua griega utilizada en el mundo helenístico.

 

Pero más allá de sus habilidades lingüísticas , la cuestión de su valor teológico es mucho más aguda y sorprendente a los modernos con sus puntos de vista limitados de que exactamente puede ser educado . El Evangelio de Juan hace una bastante curiosa nota – y no uno cualquiera inventaría : Se dice que Juan fue » conocido del sumo sacerdote» ( Juan 18:16 ) . El sumo sacerdote Caifás es , a quien el Evangelio de Juan hace responsable de ser el autor intelectual de la muerte de Jesús. Como es posible entonces que el supuesto ignorante pescador fuera conocido por el cerebro teológico y político más importante de Judea alrededor del año 33 dc? Esto sugiere fuertemente que Juan pudo haber pasado más tiempo en Jerusalén y tenía más de una educación de lo que pensamos.[15]

 

Joseph Ratzinger comenta que tras los estudios de Jean Colson, Jaques Winandy y Marié-Emile Boismard, el exégeta francés Henri Cazelles ha demostrado, con un estudio sociológico sobre el sacerdocio del templo antes de su destrucción, que una identificación de este tipo (la de Juan Bar-Zebedeo y Caifás) es sin duda plausible. Los sacerdotes ejercían su servicio por turnos semanales dos veces al año. Al finalizar dicho servicio el sacerdote regresaba a su tierra: por ello no era inusual que ejerciera otra profesión para ganarse la vida. Además, del Evangelio se desprende que Zebedeo no era un simple pescador, sino que daba trabajo a varios jornaleros, lo que hacía posible que sus hijos pudieran dejarlo. Zebedeo, pues , puede ser muy bien un sacerdote, pero al mismo tiempo tener también una propiedad en Galilea, mientras la pesca en el lago le ayuda a ganarse la vida. Tal vez tenía solo una casa de paso en el barrio de Jerusalén habitada por esenios o en sus cercanías. Precisamente, esa cena durante la cual este discípulo se apoya en el pecho de Jesús tuvo lugar, con toda probabilidad, en un sector de la ciudad habitado por esenios, en la “casa de paso” del sacerdote Zebedeo, que cedió el cuarto superior a Jesús y a los Doce.[16]

 

En resumen , Juan no era un ignorante pescador, sino un judío teológicamente bien educado, que pudo ser asistido por escritores más pulidos para producir su evangelio.

 

 

4.           Marcos y Lucas

 

Concluimos entonces que los evangelistas Mateo y Juan fueron testigos oculares del ministerio de Cristo , ¿qué pasa con Marcos y Lucas ?

 

El caso de Marcos es menos claro. Muchos han identificado Marcos con una de las figuras sin nombre en los Evangelios , como el hombre que huye sin su ropa en la noche en que Jesús fue arrestado (Mc 14:51-52 ) o el hombre que lleva el agua a la casa donde la Última Cena se llevó a cabo (Mc 14:13) . Si estas identificaciones son exactas , entonces Marcos era un testigo ocular de al menos algunos de los eventos registrados en los evangelios , pero es difícil estar seguro porque los individuos no tienen nombre.[17]

 

Marcos el Evangelista que tradicionalmente se ha identificado como Juan Marcos, es nombrado por primera vez en Hechos 12:12, cuando Pedro visita a la casa de su madre. Juan Marcos por lo tanto puede haber vivido en Jerusalén y haber sido testigo de muchos de los eventos del ministerio de Cristo .

 

Sin embargo, no era su propio estatus como posible testigo que dio el Evangelio de Marcos la mayor parte de su peso en la Iglesia primitiva. Fue el papel de Marcos como compañero de Pedro ( 1 Pe 5,13) , y de su Evangelio se celebró para grabar las enseñanzas y recuerdos de Pedro – que no sólo era un testigo presencial , sino también el hombre a quien Cristo confió a la Iglesia ( Mt 16, : 18 ).

 

El caso de Lucas es diferente. Da a entender que él fue testigo presencial de muchos de los eventos de Hechos utilizando el pronombre nosotros en ciertos pasajes (por ejemplo , «Y cuando él [ Pablo] había visto la visión, en seguida procuramos partir para Macedonia » , Hechos 16 : 10 ) . Pero él parece ser un gentil ( Col 4:10-14 ) , y es poco probable cualquier gentil fuera testigo ocular de gran parte del ministerio de Jesús.

 

Así, en la introducción a su Evangelio , Lucas se refiere a las tradiciones sobre Jesús que es » entregado a nosotros por los que desde el principio fueron testigos oculares y ministros de la palabra . «

 

Él no afirma haber sido testigo ocular , sino a haber basado su cuenta en un cuidadoso estudio de » haber seguido todas las cosas muy de cerca desde hace algún tiempo » – de lo que los testigos oculares y ministros de la palabra reportaron.

 

Lucas informa que ya en su día » muchos han tratado de compilar una narración de las cosas que se han verificado entre nosotros. » Por tanto, es muy posible que él tomó una parte del material en su Evangelio de uno o más de estos relatos escritos.

 

Hay indicios de que una de las fuentes de Lucas fue la Virgen María. Al respecto, Joseph Ratzinger escribe lo siguiente en el libro La Infancia de Jesús[18]al analizar las características literarias de los textos de la Infancia de Jesús:

“Cabe preguntarse: ¿De dónde sacan Mateo y Lucas la historia que relatan? A este respecto Joachim Gnilka dice con razón que se trata claramente de tradiciones de familia. Lucas alude a veces a que María misma, la madre de Jesús, fue una de sus fuentes, y lo hace de una manera particular cuando, en 2,51, dice que “su madre conservaba todo esto en su corazón” (cf. también 2,19). Solo ella podía informar del acontecimiento de la anunciación, que no había tenido ningún testigo humano”.

 

  

5.             Conclusión

 

De las anteriores observaciones podemos concluir que se cuentan con evidencias tanto evangélicas como externas suficientes para afirmar que tanto el apóstol Mateo como el Apóstol Juan son los autores de sus respectivos evangelios y por lo tanto testigos oculares de la vida de Jesús, y si bien Marcos y Lucas posiblemente no lo fueron, si tomaron el directamente testimonio de testigos que tuvieron una experiencia directa con Cristo.

Por Javier Ballesteros de León

 



[1]Entre ellos se encuentran:

 Bart. D. Ehrman- Forged, Writing in the Name of God.  USA: HarperCollins. 2011

Arthur Drews- The Witnesses of the Historicity of Jesus Christ. London: Watts & Co. 1912

Joseph R. Hoffman – Sources of the Jesus tradition, Separating History from Myth. Amherst NY. 2010

Paul N. Anderson- The riddles of the Fourth Gospel- An Introduction to John- Fortress Press. 2011

 

[2]Jimmy Akin- Where the evangelists got their information Jimmy Akin, Catholic Answers Magazine

[3]Pontificia Comisión Bíblica- La interpretación de la Vida en la Iglesia- Roma. 1993.

[4]P. Enrique Cases. Leví o Mateo. Catholic Net.

[5]Aarons Apologetic Blog

[7]Salvador Carrilo Alday M.Sp.S, Introducción a los evangelios- Instituto de Pastoral Bíblica- México 2013

[8]Joseph Ratzinger- Jesús de Nazaret- Desde el Bautismo a la Transfiguración. Planeta. 2007.

[9]Mark P. Shea- Did John write the Gospel? Catholic Answers.

[10]Ec Wiki- Enciclopedia Católica On Line- El Evangelio Según San Juan

[11]Joseph Ratzinger- Jesús de Nazaret- Desde el Bautismo a la Transfiguración. Planeta. 2007.

[12]Joseph Ratzinger- Jesús de Nazaret- Desde el Bautismo a la Transfiguración. Planeta. 2007.

[13]Mark P. Shea- Did John Write his Gospel?  Catholic Answers Magazine

[14]Salvador Carrillo Alday M.Sp.S., Introducción a los Evangelios, Instituto de Pastoral Bíblica, México 2013.

[15]Mark P. Shea- Did John Write his Gospel?  Catholic Answers Magazine

[16]Joseph Ratzinger- Jesús de Nazaret- Desde el Bautismo a la Transfiguración. Planeta. 2007.

[17]Jimmy Akin- Where the evangelists got their information Jimmy Akin, Catholic Answers Magazine

 

[18]Joseph Ratzinger-Benedicto XVI-  La Infancia de Jesús. Editorial Planeta, España 

No hay comentarios