Estas clínicas engañan a las mujeres y les ofrecen abortar aunque no estén embarazadas

0
223
Clínicas para abortar

BuzzFeed News México comprobó que las clínicas GinecaFem (Azcapotzalco), Promédica Mujer (Benito Juárez) y Fundación Naiset (Cuauhtémoc) dan diagnósticos falsos y ofrecen abortos legales que, en realidad, son innecesarios.

En agosto pasado, una estudiante de psicología entregó a BuzzFeed News Méxicoinformación sobre un grupo de clínicas privadas especializadas en interrupción legal del embarazo que daban información falsa a sus pacientes mujeres: les aseguraban que esperaban un bebé y les ofrecían practicar un aborto urgente por varios miles de pesos.

La joven y dos estudiantes más visitaron las clínicas en la Ciudad de México como parte de un ejercicio de su servicio social, a fin de evaluar la atención a las mujeres que interrumpen su embarazo en consultorios privados.

En la capital del país, es legal interrumpir un embarazo desde abril de 2007. El Gobierno local da el servicio gratis en 13 clínicas y hospitales, donde más de 176 mil interrupciones se han realizado durante la última década. La alta demanda ha llevado a que surjan clínicas privadas y se estima que hay 55 ofreciendo sus servicios en la Ciudad.

Ninguna de las tres estudiantes estaba embarazada. Pero como parte del ejercicio, las tres decían que contaban con un retraso de diez a quince días y que habían realizado una prueba de embarazo que resultó positiva.

Para su sorpresa, en seis de las 12 clínicas que visitaron les dijeron que sí tenían embarazos entre cuatro y seis semanas, y les ofrecieron interrumpirlos. Las jóvenes sintieron insistencia para realizar la interrupción, pues de no hacerlo supuestamente corrían el riesgo de sufrir un aborto espontáneo.

Derecho a decidirCon esa información, este medio decidió replicar el ejercicio y una reportera que no está embarazada visitó las clínicas donde se dio información falsa a las mujeres. El resultado fue parecido.

En las clínicas GinecaFem (Azcapotzalco), Promédica Mujer (Benito Juárez) y Fundación Naiset (Cuauhtémoc) se dio un diagnóstico erróneo y ofrecieron un aborto legal que, en realidad, era innecesario.

Esta fue la experiencia de la reportera de BuzzFeed News México.

Aborto Legal para no morirLas llamadas

El primer paso fue hacer las citas. Las tres clínicas cuentan con páginas de internet en donde muestran fotos de la clínica.

En Fundación Naiset anuncian los precios de los tres métodos de interrupción legal del embarazo que ofrecen: medicamento, aspiración con anestesia local y anestesia por sedación.

La página de ProMédica Mujer anuncia que sólo ofrece medicamentos, sin embargo, al comunicarme vía telefónica me ofrecieron además el procedimiento por aspiración con anestesia local y anestesia por sedación.

En GinecaFem no se muestran en su página web los métodos de practican y sus precios.

Cuando programé las citas vía telefónica pregunté qué incluía la consulta de valoración para saber si estaba embarazada. En GinecaFem y Promédica Mujer me dijeron que la consulta incluía una revisión con ultrasonido pélvico.

En Fundación Naiset me dijeron que además del ultrasonido me realizarían una prueba de embarazo y un test de hemoglobina.

Y entonces, elegí los días para que me revisaran.

Las consultas

En las tres consultas dije que tenía entre dos y tres semanas de retraso y que realicé una prueba de embarazo casera que salió positiva. La realidad era otra: no estoy embarazada.

Fundación Naiset es una red de ocho clínicas en la Ciudad. La clínica a la que fui está en la colonia Roma, es muy limpia y sus instalaciones son muy cómodas. La consulta me costó 850 pesos.

Durante el ultrasonido, me dijeron que no se observaba un saco gestacional. Sin embargo, supuestamente el endometrio —una capa del útero— se veía muy gruesa y eso era una señal de un embarazo menor a cuatro semanas.

Cuando le pregunté al médico si existía certeza sobre el embarazo, me respondió:

– Puedes hacer pruebas de laboratorio, pero con la prueba positiva y el ultrasonido nos dan datos de embarazo, aunque sea un embarazo pequeño. Es más fácil que te salga un falso negativo que un falso positivo.

Sin embargo, en la consulta no me hicieron la prueba de sangre ni la prueba de embarazo como me dijeron cuando hice la cita por teléfono.

Clinica AzcapotzalcoEn Pro Médica Mujer me cobraron 350 pesos y me hicieron un ultrasonido vaginal pues no lograban encontrar el producto. Después de una exploración de varios minutos, en la pantalla me enseñaron una mancha que me dijeron que se trataba de un embrión de 5 milímetros.

En esta clínica no contaban con forma de imprimir el ultrasonido, así que pregunté si podía tomar una foto de la pantalla con mi celular. La respuesta fue rotunda: no podía tomar foto de mi ultrasonido.

En mi cita en Ginecafem la consulta costó 500 pesos y la experiencia fue similar:

– ¿Se hizo prueba de embarazo?, preguntó el médico.

-Sí, pero la línea aparece muy tenue, dije.

– Entonces sí está embarazada. ¿Cómo ve? Cuando no está embarazada no sale. Cuando tiene poquito tiempo sale la segunda rayita sale muy leve, dijo el médico antes de realizar el ultrasonido.

Al terminar, me mostró la imagen de un embrión de cuatro milímetros. De este ultrasonido sí me dieron una impresión.

La interrupción

En tres de las clínicas, experimenté lo mismo que las estudiantes de psicología. Después de que me dijeron que sí estaba embarazada, me ofrecieron un procedimiento para interrumpir el embarazo de forma legal.

En Promédica Mujer me ofrecieron interrumpir el embarazo con medicamento o mediante aspiración por 2 mil 500 pesos o por aspiración con sedación por 4 mil 900. En GinecaFemcobraban 3 mil pesos por el uso de medicamento y 3,500 por aspiración y sedación. Mientras en Fundación Naiset cobraban 900 pesos por medicamentos; 2 mil por aspiración con anestesia local y 4 mil por aspiración con sedación.

En las tres clínicas sentí que existía un poco de presión para realizar el procedimiento. Tanto en Fundación Naiset como en ProMédica Mujer me preguntaron qué método elegía incluso antes de preguntarme si ya estaba segura o deseaba pensarlo antes.

Cuando llamé a Fundación Naiset para hacer cita de valoración, me dijeron que me cobrarían por la consulta y además debería pagar el procedimiento. Además me dijeron que eligiera qué tipo de interrupción quería, aun sin confirmar si estaba o no embarazada. En cambio, si desde el inicio sacaba cita para interrumpción, el costo de la consulta ya iba incluido.

Al momento de pagar los 850 pesos de la consulta di dos billetes de 500 pesos y en vez de darme el cambio, ofrecieron quedarse con todo el dinero para descontarlo de mi cuenta si optaba por un procedimiento de interrupción.

Antes de pasar a consulta, en una sala de recepción me hablaron de los diferentes procedimientos. Mencionaron que con los medicamentos podría presentar cólico, náuseas, vómito, cólico y diarrea los primeros dos días y sangrado de 3 a 10 días que podría extenderse de 15 a 30 días. La efectividad es de 80%.

– Si tienes restos tenemos que hacer evacuación, cuando a lo mejor eso lo podemos hacer desde hoy mismo [mediante aspiración] sin dejar tanto tiempo. Tiene 99.9% de efectividad, tarda entre 20 y 30 minutos por mucho y te vas dada de alta y protegida.

Después preguntó:

– ¿Cómo cuál te interesa?

Una práctica sin ética

Para Pablo Cuberto, director regional para América Latina en la organización Women’s Health & Progress, el problema es claro: a pesar de que la interrupción del embarazo es un procedimiento absolutamente seguro y con pocas complicaciones, no es ético someter a una mujer al tratamiento si no existe el embarazo.

Se trata, dijo, de un engaño mercantil y de un engaño ginecológico.

Las prácticas médicas sin ética, agregó Cuberto, no son exclusivas de la interrupción legal del embarazo, pues también ocurren en otros campos de la medicina para obtener dinero de los pacientes.

El especialista dijo que la edad del feto es manipulable según la inclinación de la sonda en el pelvis de la mujer al momento de hacer el ultrasonido. Por este motivo, quien lo practique debe tener la capacitación adecuada.

Además, los equipos de ultrasonido tienen la capacidad de almacenar y reproducir imágenes que no son en tiempo real y que pueden no corresponder al interior del organismo de la mujer que se está revisando.

Los efectos secundarios de una interrupción legal y seguro del embarazo, son algunos días de sangrado, dijo Cuberto. Aunque el riesgo es realmente mínimo, un médico no puede exponer a la paciente de manera innecesaria.

Las tres clínicas visitadas por BuzzFeed News México están certificadas por la Secretaría de Salud local y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), que es la instancia encargada de revisar la aplicación de protocolos y medidas sanitarias mediante evaluaciones periódicas.

¿Qué dicen las clínicas?

BuzzFeed News México contactó a las tres clínicas para que dieran una explicación.

En GinecaFem mencionaron que si en el ultrasonido aparece un indicio de embarazo, la prueba de orina es suficiente. Reconoció que en un ultrasonido un embrión puede confundirse con producción de progesterona, pero la prueba de orina confirma que se trata de un embarazo. Si la prueba de orina resultara negativa, pero en el ultrasonido aparecen indicios, se solicitaría una prueba de sangre.

La segunda línea tenue es muestra de un bajo nivel hormonal de embarazo, pero refleja que existe.

En ProMédica Mujer dijeron que antes de realizar el procedimiento se hace una prueba de sangre a la mujer, pues la prueba de orina tiene un margen de error. En la consulta, sin embargo, no me realizaron ninguna prueba de sangre.

En Fundación Naiset aún no proporcionan una respuesta.

Cuando pregunté porqué no me realizaron la prueba de hemoglobina y de embarazo como me indicaron por teléfono, mencionaron que el médico decide durante la consulta si realiza o no la prueba de orina y la prueba de hemoglobina.

¿Cómo evitar un falso diagnóstico?

A partir de entrevistas con ginecólogos, BuzzFeed News México realizó una lista de los elementos que son importantes de tomar en cuenta al momento de decidir si se realiza o no la interrupción legal de un embarazo:

  • Además de la prueba casera, realizar una prueba de sangre en laboratorio o acude con un ginecólogo para tener certeza.
  • Exige una prueba de embarazo de orina, principalmente si lo anuncian como parte de la consulta de valoración.
  • No te dejes presionar para realizar un procedimiento o para elegir el más costoso.
  • La consulta siempre debe incluir consejería y recuerda: la decisión final siempre es tuya.
  • Revisa que la cédula profesional del médico sea visible y esté vigente. En caso de que sea un enfermero quien realiza el ultrasonido, revisa que su acreditación sea visible en el consultorio o en la clínica.
  • Revisa que la clínica cuente con permisos de operación de COFEPRIS y de la Secretaría de Salud de la CDMX.

Aborto seguro

El 24 de abril del 2007, la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México aprobó una reforma al Código Penal para permitir la interrupción legal del embarazo hasta la doceava semana de gestación.

El espíritu de la reforma era garantizar la interrupción segura del embarazo para evitar daños a la salud o incluso la muerte de las mujeres, además de la capacidad de decidir sobre su maternidad.

En la CDMX también es legal que las mujeres interrumpan el aborto si fueron víctimas de violación, su vida está en peligro por el embarazo y si el producto sufre malformaciones.

Las mujeres embarazadas de cualquier parte del país pueden acudir a la Ciudad de México para interrumpir su embarazo de manera legal en clínicas públicas y privadas. Incluso, algunas clínicas privadas han abierto cerca del aeropuerto o de terminal de camiones para atender a quienes vienen de otros estados.

Hasta este año, se habían realizado poco más de 176 mil interrupciones legales del aborto en clínicas del Gobierno de la CDMX. La cifra de interrupciones en clínicas privadas, se desconoce.

En el 2015, se realizaron 18 mil 851, la cifra más baja desde el 2011. El principal método es el medicamento, el cual se realiza casi tres veces más que la aspiración manual endouterina (AMEU) y 35 veces más que el Legrado Uterino Instrumental (LUI).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que las prácticas relacionadas con el aborto deben promover y proteger “la salud de las mujeres y las adolescentes y sus derechos humanos” y “la toma de decisiones informada y voluntaria”.

Por su parte, los lineamientos de la interrupción del embarazo en la Ciudad de México dicen que el procedimiento “se realizará con discreción, confidencialidad, privacidad, respeto, equidad, objetividad, neutralidad y libertad, para la mitigación de tensiones y catarsis, sin que tenga como intención retrasar o inducir la decisión de la mujer. ”

Es decir, se debe dar toda la información a las mujeres para que ellas sean quienes decidan sobre su propio cuerpo.

Corrección

15 de Noviembre de 2017, 10:49 a.m.

El médico en la clínica Fundación Naiset dijo: “Es más fácil que te salga un falso negativo que un falso positivo”. Una versión anterior de este artículo tuvo un error de transcripción en la respuesta.

Yuriria Ávila

BuzzFeed Staff

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta