Estados Unidos pide eliminar de la ONU “el derecho internacional al aborto” y otros conceptos ambiguos

163
derecho internacional

Obtiene el respaldo de 19 estados miembros, incluida Rusia

Estados Unidos pidió esta semana, en la Asamblea de Naciones Unidas que se termine con la idea que existe un “derecho internacional al aborto”, al tiempo que llamó a otros países a formar una alianza para eliminar términos y expresiones ambiguas de documentos de este organismo multilateral.

En una declaración conjunta, 19 naciones (Estados Unidos de América, Bahrein, Bielorrusia, Brasil, República Democrática del Congo, Egipto, Guatemala, Haití, Hungría, Irak, Libia, Malí, Nigeria, Polonia, Rusia, Arabia Saudita, Sudán, Emiratos Árabes Unidos y Yemen) encomiaron a la ONU por la Declaración Política de la Cobertura Universal de Salud.

Esta Declaración, que da prioridad y amplía el acceso a la atención médica, debería provocar que los estados miembros de la ONU se adhirieran al llamado de Estados Unidos y las otras 19 naciones, para concentrarse “en los temas críticos que rodean el acceso a la atención médica”.

Para lograr esto, hay que quitar referencias a términos y expresiones ambiguas como los de salud y derechos sexuales y reproductivos en los documentos de la ONU, “porque pueden socavar el papel crítico de la familia y promover prácticas, como el aborto, en circunstancias que no gozan de consenso internacional y que puede ser malinterpretados por las agencias de la ONU”.

La razón de fondo, argumentan Estados Unidos y las naciones firmantes, es que tales términos “no tienen en cuenta, adecuadamente, el papel clave de la familia en la salud y la educación, ni el derecho soberano de las naciones a implementar políticas de salud de acuerdo con su contexto nacional”.

En el párrafo central, las naciones firmantes, lideradas por Estados Unidos, subrayan enérgicamente que “no existe el derecho internacional al aborto y estos términos no deben usarse para promover políticas y medidas pro-aborto”.

En otras palabras: solamente se debe apoyar la educación sexual que aprecia el papel protector de la familia en el proceso y que, por tanto, “no tolera los riesgos sexuales perjudiciales para los jóvenes”.

“Centrémonos en cuestiones y desafíos concretos para acelerar el acceso a la salud para todos”, concluye el documento, mismo que busca construir “un amplio consenso por parte de los estados miembros a favor los mejores resultados de salud alcanzables para mujeres, hombres, niños y adolescentes de manera integral y durante toda su vida”.

Fuente: Aleteia

No hay comentarios