Estados Unidos, las drogas matan actualmente más gente que la guerra de Vietnam

0
45
drogas matan actualmente más gente que la guerra

64.000 personas murieron el pasado año a causa de las drogas. De ellas, más de la mitad se debe al aumento del consumo de opiáceos, como la heroína, a raíz de la adicción a las drogas recetadas sin control o el incremento de la pobreza entre la clase media estadounidense.

En los últimos años Estados Unidos se ha visto sumido en una crisis de salud muy grave que ha provocado más muertes al año que en las dos décadas de la guerra de Vietnam. Es la epidemia de las drogas.

Si en décadas anteriores el número de fallecidos por drogas rondaba los 30.000, en 2016, el número de muertos por el consumo de drogas ha aumentado hasta los 64.000.

Eso equivale a 175 muertos por sobredosis al día. De ellos, cerca de 40.000 se debe a la sobredosis por consumo de heroína. Esto supone más muertes al año que los fallecidos por cáncer, accidentes o armas.

El elemento que diferencia este auge es la población a la que está afectando: la población blanca de clase media o media alta.

Los casi 65.000 muertos por sobredosis suponen más fallecidos en EE UU que los accidentes de coche, el cáncer o las armas

Si en épocas anteriores la imagen del drogodependiente se vinculaba a la población latina o afroamericana, actualmente, el crecimiento es entre la población blanca y principalmente en hombres (80%). ¿A qué se debe este cambio?

El origen de esta nueva epidemia, que el presidente Trump ha declarado como de emergencia de salud pública, permitiendo así la eliminación de trabas en las administraciones, se debe a la adicción de opiáceos legales recetados sin control por médicos y que en décadas anteriores promocionaron con gran fuerza por parte de las empresas farmacéuticas. Pero al endurecer los requisitos para acceder a ellos, muchos ciudadanos acudieron al mercado ilegal.

Los analistas han encontrado como una de las principales causas la depauperación económica que ha padecido la clase media, principalmente en el antiguo cinturón industrial, afectando a la población de los estados de Dakota del Norte, Dakota del Sur, Idaho, Kentucky, Missouri, Montana, Virginia Occidental, Wisconsin y Wyoming.

Mientras que en otros grupos raciales como los latinos o afroamericanos, los lazos familiares en los primeros, y el sentido e comunidad en los segundos, han sido una ayuda importantísima en muchos casos para superar las adicciones, en el caso de los blancos, ese sentido de pertenencia no es tan fuerte, y no ofrece puntos de acogida.

Los expertos destacan que el consumidor, como se dice más arriba, principalmente varón, no consume buscando euforia, como suele darse en otros tipos de drogodependencias, sino para paliar dolores tanto físicos, como psicológicos, derivados en primer lugar por un exceso de consumo de opiáceos legales para superar lesiones o problemas de salud, y en segundo lugar, como consecuencia del aumento del paro o de la pobreza en la clase media.

Actuall

No hay comentarios

Dejar respuesta