¿Estaciones de Radio y Televisión abierta para las iglesias?

303

La semana pasada se dio a conocer la intención del Gobierno Federal de modificar la Constitución con el objeto de permitir a la Iglesias el derecho a tener estaciones de radio y de televisión abierta.

Un tema viejo que muchos hemos visto como una discriminación por motivos religiosos en nuestro país. Parte de la persecución de baja intensidad que hemos vivido en este país en distintos momentos y en diferente grado durante nuestra historia.

En respuesta, dignatarios de algunas iglesias cristianas han anunciado reuniones con Andrés Manuel López Obrador para este efecto. La Iglesia Católica aún no se ha pronunciado en este tema. No queda explícito, pero sería de suponerse que otras organizaciones religiosas: judíos, musulmanes, budistas y otros más, podrían acogerse a esta propuesta.

Por supuesto, no han faltado las voces de los Jacobinos alegando que esa propuesta viola la Constitución. Es un tema difícil. En su momento esta prohibición vino del temor de que el clero pudiera influir políticamente y causarle problemas a la “dictadura perfecta”.

Algo así como lo que ocurrió con la prohibición del voto femenino hasta los cincuentas del siglo pasado, por temor a que el clero, muy influyente sobre las mujeres, pudiera causar problemas a los gobiernos “emanados de la Revolución”, como se les decía en esa época.

Las cosas han cambiado, al menos parcialmente. Ya hay una estación de televisión nacional de paga, María Visión. También en televisión cerrada está el canal estadounidense traducido al español, EWTN (Eternal Word Television Network o Red Televisiva de la Palabra Eterna) y algunos canales cristianos.

Además, existen canales de televisión y estaciones de radio en la WWW. Cuando vino a México el Papa Francisco, cerca de 700 medios católicos pidieron ser acreditados junto con los medios tradicionales.

En periódicos, aún no hay un medio nacional católico, pero si medios regionales con una gran tradición y creciendo de modo importante.

La gran pregunta es: ¿Qué haría la Iglesia Católica si se abriera esa oportunidad? Hace más de 10 años, hablando del tema con un miembro de alto nivel de una orden religiosa, me dijo: “Ojalá no se dé esa apertura.

Si se diera, no estaríamos preparados para aprovecharla. Y las denominaciones cristianas protestantes tienen mucha experiencia y muchos recursos en ese campo, de modo que nos harían mucho daño”, añadió el clérigo.

Puede ser que tenga razón. Hay universidades de inspiración católica que ofrecen carreras de comunicación. Sus egresados muchas veces se emplean en los medios tradicionales. Pero es un hecho que los medios católicos han tenido tradicionalmente pocos recursos y, por esa razón, es difícil que ofrezcan a los jóvenes egresados una propuesta que les permita sostener a una familia y construir un patrimonio.

Motivo por el cual muchos comunicadores católicos ejercen su actividad de manera gratuita, o casi. Por no hablar de las inversiones necesarias para poder tener estaciones de radio y televisión abierta, así como periódicos.

¿Se cumplirá la previsión del mencionado clérigo? ¿Habrá una reacción de los católicos para aprovechar esta situación? Los comunicadores católicos, ¿estaremos a la altura para competir con quienes hacen su trabajo a tiempo completo? Todo esto, por supuesto, está en manos de Dios.

Pero habrá que poner muchos esfuerzos humanos para poder aprovechar esta que, claramente, es una gran oportunidad.

@mazapereda

 

No hay comentarios