El sacerdote héroe que salvó al Santísimo del incendio en Notre Dame

312
Catedral de Notre Dame

El “sacerdote héroe”, así es llamado el padre Jean-Marc Fournier, capellán de la Brigada de Bomberos de París, quien este 15 de abril, durante el incendio registrado en la Catedral de Notre Dame, se apresuró, en compañía de algunos bomberos, hacia el interior del inmueble para rescatar al Santísimo Sacramento y la Corona de Espinas, una de las reliquias más preciadas con que cuenta el recinto, pues, según la tradición, fue la que llevó Jesucristo de camino a su crucifixión.

“El padre Fournier es un héroe absoluto –dijo uno de los miembros de la Estación de Servicios de Emergencia–. No mostró ningún temor al entrar por las reliquias a la Catedral. Estaba seguro de que las salvaría. Él trata con la vida y con la muerte todos los días, y no muestra miedo”.

Además, el padre Jean-Marc Fournier también formó parte de los esfuerzos que bomberos y policías realizaron para salvar, de las llamas que envolvían el edificio medieval, docenas de reliquias sagradas y obras de arte, que ahora se encuentran a salvo en un edificio de gobierno.

No es la primera vez que el padre Fournier se viste de héroe, mostrando esa valentía que le caracteriza. En el año 2015 acudió al centro parisino de espectáculos Bataclan, en cuyo interior, miembros del Estado Islámico habían asesinado con explosivos y armas de alto poder a 89 personas que habían acudido a un concierto de Eagles of Death Metal.

En aquella ocasión, el capellán oró sobre los cuerpos sin vida, y confortó a los heridos y a quienes habían perdido a sus seres queridos. “Di la absolución colectiva que la Iglesia católica me autorizó”, dijo el padre posteriormente.

Cabe señalar que, años antes de la tragedia del Bataclan, el padre Jean-Marc Fournier, mientras servía como capellán militar en Afganistán, sobrevivió a una emboscada, en la cual perdieron la vida diez de los soldados.

Desdelafe

 

No hay comentarios