Un debate con propuestas… y confrontaciones

0
700
Propuestas en Debate 2018

Con un nuevo formato que permitió mayor interacción, los cinco candidatos a la presidencia de la República se vieron las caras en el primer debate organizado por el Instituto Nacional Electoral, este domingo en el Palacio de Minería. 

Como era de esperarse, en su calidad de puntero en las encuestas, Andrés Manuel López Obrador (Morena-PT-PES), fue el blanco de los ataques de sus adversarios. Le cuestionaron, por igual, su promesa de dar amnistía a criminales, sus ingresos en los últimos 12 años o la imposición de sus hijos en la estructura de su partido, el Movimiento de Regeneración Nacional.

¿Amnistía a los criminales? 

“Amnistía no significa impunidad porque se ha manejado, desde luego, de manera malintencionada que yo quiero sacar de la cárcel a todos los delincuentes que han cometido delitos”. Con esta frase AMLO intentó sacudirse las acusaciones de Ricardo Anaya (PAN-PRD-PT), José Antonio Meade (PRI-PVEM-PANAL) y los independientes Margarita Zavala y Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”.

Incómodo, el candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia”, se quejó de la retahíla de acusaciones que recibió en el primer bloque del debate, sobre Seguridad Pública.

“Están echándome montón”, dijo, tras las exigencias de Ricardo Anaya y Jaime Rodríguez Calderón, para que respondiera si mantenía o no su propuesta de amnistiar a los narcotraficantes.

“Es que dices cada barbaridad y a los que dicen barbaridades hay que cuestionarlos”, replicó ‘El Bronco’, quien sorprendió con un discurso fresco, aunque con propuestas descabelladas.

Ricardo Anaya, por su parte, mostró sus dotes de polemista y, en general, supo equilibrar propuestas y confrontaciones. Calificó de locura el anuncio de AMLO de perdonar a criminales y aseguró que esta idea ha fracasado en países como El Salvador y Colombia.

En cambio, propuso un cambio en la estrategia contra el crimen organizado que contempla, por un lado, la prevención del delito y, por otro, el desmantelamiento de las organizaciones delictivas y no concentrarse solo en los líderes.

“El PRI ya se va, México va a cambiar… No está funcionando la estrategia de seguridad. Yo tengo un plan, con prevención y para enfrentar el problema con nueva estrategia, dijo Anaya.

José Antonio Meade, de la coalición “Todos por México”, pugnó por darle certeza jurídica a las fuerzas armadas, en su participación en la lucha contra el crimen organizado.

Además, dijo, “crearé una agencia en investigación especializada para cuadruplicar la seguridad en todos los estados”.

Margarita Zavala, por su parte, defendió la estrategia implementada durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, al asegurar que dicha administración actuó con los elementos y capacidades que tenía. El error, dijo, fue la inacción de las administraciones anteriores.

Asímismo, aseguró que, de ganar, profesionalizará a las policías para permitir el regreso gradual de las Fuerzas Armadas a sus cuarteles.

 

Corrupción: de Odebrecht y otras cosas…

¿Habla literalmente? La pregunta -con tono de sorpresa- la hizo la periodista Azucena Uresti, tras escuchar la intención de Rodríguez Calderón, de ‘mocharle’ (cortarle) la mano al que robe en el servicio público.

“Al que robe hay que mocharle la mano. Hay que presentar una iniciativa para que los diputados aprueben esta sanción” refrendó el gobernador con licencia de Nuevo León.

En este apartado, AMLO insistió en su idea de gobernar con el ejemplo para, así, conseguir que los gobernadores y alcaldes del país, actúen con honestidad.

“Nosotros vamos a acabar con la corrupción, y a pesar de que Peña Nieto dijo que forma parte de la cultura de los mexicanos, yo no estoy de acuerdo con eso” agregó el tabasqueño, quien criticó los grandes escándalos de corrupción del sexenio, como los sobornos de la empresa brasileña Odebrecht.

Asimismo, refrendó su promesa de vender el avión presidencial y, en tono de broma, aseguró que ya se lo ofreció, incluso, al presidente estadounidense, Donald Trump.

“No soy un ambicioso vulgar, no lucho por ser presidente, porque eso es un medio y no un fin, lo que yo busco es lograr la transformación, así que no voy a fallarle a los mexicanos. Pero les estoy dejando como alternativa, en caso de incumplimiento de mis compromisos, someterme a la revocación de mandato. ¿Quieres que siga el presidente o que renuncie?”.

Pero vinieron de nuevo las acusaciones. José Antonio Meade lo acusó de corrupción por imponer a sus hijos en la nómina de Morena e, incluso, por tener tres departamentos no declarados. En respuesta, López Obrador ofreció al priista regalarle dichos inmuebles en caso de que los encuentre.

En otro momento, el exsecretario de Hacienda acusó al morenista de oponerse a todo y no proponer nada, además de permitir que cualquiera ingrese a su movimiento, sin importar su pasado corrupto.

“Dice Andrés Manuel que le gusta usar la escoba, pero más bien parece que le gusta usar el recogedor. Recoge lo más corrupto del país”.

Cuando fue cuestionado por ser impulsado por el PRI, aseguró que el partido en el gobierno eligió a un hombre honesto como su candidato y dijo que, de ganar, no permitirá actos de corrupción, como la Estafa Maestra.

Ricardo Anaya, por su parte, le reprochó su cercanía con políticos señalados por corrupción, como el empresario Alfonso Romo, René Bejarano y Manuel Bartlett; y propuso la muerte civil para los funcionarios corruptos, así como reformar el artículo 108 constitucional, para que el presidente pueda ser juzgado por actos de corrupción.

El panista logró sortear con solvencia los señalamientos de presuntos actos de corrupción en la compra de un terreno y su posterior venta, tras construir una nave industrial. Aseguró que no hay ni una sola acusación en su contra y criticó al gobierno priista de utilizar a la Procuraduría General de la República para descalificarlo.

Asimismo, aseguró que toda la documentación relacionada con el caso estaba a disposición de la ciudadanía en sus plataformas digitales.

Todos los candidatos, incluso López Obrador, propusieron una fiscalía autónoma. Margarita Zavala propuso, además, una cárcel especial para los corruptos: “una (cárcel) en donde metamos a los criminales y los corruptos, a los dos juntos, porque nos han hecho mucho daño. Tenemos que ponerle fin a la impunidad”.

Aunque se dijo orgullosa de sus hijos y de su esposo, el expresidente, Felipe Calderón, Zavala aseguró que su gobierno tendrá sello propio: no habrá reelección, de las decisiones de mi gobierno, la responsable seré yo.

La candidata independiente lanzó algunos ‘ataques’ contra el panista, Ricardo Anaya; sin embargo, no encontró eco a sus acusaciones.

Faltan aun dos debates rumbo a las elecciones presidenciales del 1 de julio: el 20 de mayo en Tijuana, Baja California; y el 12 de junio en Mérida, Yucatán.

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

 

No hay comentarios